¿Cómo explicarles a los niños, la crisis en Venezuela?

¿Cómo explicarles a los más pequeños, el contexto actual, sin que dejen de lado las vivencias propias de la infancia?


Por Chaimar Mojica
@chainathy
:: Venezuela ::

Los niños venezolanos naturalmente forman parte de la sociedad que de alguna u otra forma se ve afectada por la crisis en el país.

En conversación con el psicólogo egresado de la Universidad Central de Venezuela e integrante del voluntariado de la Fundación abocada a la promoción de la salud, Deus Caritas Est, Andrich Sánchez Tarazona, se conocieron algunos detalles para hacer más fácil la tarea de los padres, ante el hecho de que los infantes tengan dudas e inquietudes y además experimenten emociones como molestia y tristeza a razón de los acontecimientos que repercuten en distintos sectores de la nación venezolana, tocando ámbitos como la educación, salud, alimentación y recreación por mencionar algunos.

¿Si los niños hacen preguntas ante la situación país, qué debe hacer el interrogado?

Una interrogante manifestada por el pequeño -yendo a ejemplos cercanos- es: ¿Por qué puedo jugar en zapatos deportivos y otros niños lo hacen descalzos, o en zapatos viejos? Y aquí hay que tener claro que, todo niño que haga una pregunta es capaz de recibir una respuesta. Ante ello, la expresión puede ser: "Hay ciertas dificultades económicas hijo, y algunos padres no pueden dar un par de zapatos deportivos a sus hijos, pero en tu caso, nosotros si podemos darte esto".

¿Cómo explicarles a los niños que las vacaciones y regalos ahora son diferentes?

Depende de la edad, si el niño sabe que los padres son los intermediarios entre él y el Niño Dios o Santa Claus, para traer los regalos, es posible explicarles desde ya, y decirles: Hijo, no cuento con la cantidad de dinero para comprarte los regalos del año pasado, pero cuento con esta posibilidad para cubrir ciertos gastos como ropa y zapatos, y comprarte un juguete adicional a ello. Así, lo involucras en la situación y tiene criterio de realidad. Es importante que los niños sepan por la situación que se atraviesa, pues si no se habla en casa, se hablará en el colegio. Suplir los regalos o vacaciones es otra solución, como: un paseo o compartir familiar a lugares cercanos.

¿Cómo explicar a los más pequeños que algunos familiares ya no están físicamente en fechas especiales?

Desde el momento en que el familiar emigra hay que involucrar a los niños. No nos veremos por determinado tiempo, pero nos veremos mediante la tecnología, puede explicársele. Y así estará preparado para que cuando llegue cualquier fiesta celebre, pues sabrá que el familiar no estará físicamente, pero allí también surge la creatividad, con manualidades y otras ideas, como, por ejemplo: haciendo un video, una foto acompañada de una dedicatoria, una historia, una manualidad y enviarlo o mostrarlo vía online.

¿Qué pasa con la solidaridad?

Independientemente de que se tengan o no los recursos económicos, los padres y todos, debemos fomentar la solidaridad, facilitar alimentos, brindar tan sólo un jugo, compartir juguetes, entre otros. Los niños moldean el patrón de los padres, y si estos se muestran egocéntricos o poco solidarios, los niños van a reproducir este patrón.

En este punto, el entrevistado añadió el actualmente común abandono de mascotas e instó al respeto por los animales: Si bien no todas las personas no tienen la iniciativa de ser solidarios con los animales, mínimo el respeto tiene que estar a la orden del día. Si mi iniciativa no es dar un alimento a los perritos, hay que saber que hurgan en la basura porque tienen hambre, además si la basura esta allí es porque un humano la dejó mal ubicada.

¿Qué pasa con la alimentación, sustituimos las meriendas y dulces?

Con palabras claras y sencillas, debemos decirles: Hijo, en este momento no tengo la capacidad económica para comprarte el helado o el chocolate, pero podemos preparar este alimento. Hay que involucrarlo en esa preparación de platos y nuevas alternativas, ello fortalece los lazos, padres e hijos, y despierta la creatividad.

Opinión de la psicólogo, Nathaly Cáceres, egresada de la Universidad Yacambú – Barquisimeto Venezuela:

La crisis tiene un efecto dominó en las personas, afecta primero la sociedad y luego a la familia, -allí están los niños-. Los niños tienen formas de manifestar síntomas depresivos, no necesariamente con llanto, sino portándose mal o llamando la atención, y teniendo comportamientos fuera de lo normal. Esto debe llamarnos la atención, cuando el niño va cambiando sus hábitos de conducta.

¿Cómo pueden los niños drenar sus emociones?

Los niños también pueden drenar sus emociones mediante el deporte y la meditación. No todas las actividades requieren dinero. Se puede hacer una caminata, un picnic familiar o entre amigos, un paseo en bicicleta, disfrutar el contacto con la naturaleza.

Desde temprana edad es necesario brindar herramientas que fortalezcan en los niños, sus emociones. Este es un trabajo coordinado entre padres y maestros, alimentar la motivación intrínseca y el amor propio, son claves fundamentales, pero no puedo motivar si no estoy motivado.

El voluntariado es importante, para motivarse, recalcó la profesional en salud mental.

En ese sentido, aseguró que los adultos pueden explorar su motivación, en actividades de voluntariado que les animen, y luego llenos de entusiasmo y habiendo construido otra visión o asumido otra postura ante las dificultades, ellos, trabajen con los niños. Dejarle una carita feliz a un niño es algo sencillo y eficaz para reconocer el valor que tiene el aprender, estudiar y alcanzar logros. Así de simple se puede motivar a un pequeño.

¿La navidad, vivida a través de redes sociales?

Hay una ausencia, física, pero quienes permanecemos aquí nos unimos más, y los medios tecnológicos ayudan a sobrellevar ese momento de crisis. Las personas que están fuera del país, se han vinculado con su familia, mediante redes sociales, para ellos, también es un proceso.

Necesitamos hacer una proyección de vida y pensar que lo que estamos atravesando es algo temporal. La resiliencia nos ha permitido sacar las herramientas emocionales que nos hacen fuertes, y ante esto es que no hemos sucumbido.

Necesitamos un cambio de creencias y pensamientos para transformar y poder cambiar todo a nuestro alrededor.

El mensaje es positivo y de esperanza, “la esperanza nos va a mantener en el tiempo motivados, para no sucumbir ante la adversidad”, finalizó Cáceres.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram