Turismo solidario, una oportunidad para ayudar y ser ayudado

La solidaridad no tiene edad, calendario, estaciones, un tiempo o un espacio determinado. Ayudar al prójimo sólo depende de la fuerza de voluntad.

El principal lema de la verdadera generosidad es la inclusión de todos y cada uno de los seres humanos que se lo propongan.

Todas las personas que hacen de la solidaridad su meta en la vida, comenzaron en algún momento. Su inquietud por ayudar tuvo un inicio, un punto de partida y ese primer paso fue el principal motor para reivindicar el altruismo con el valor que mejora u optimiza el mundo día a día.Las vacaciones se presentan como la opción ideal para repensar los ideales, los sueños y las metas. La posibilidad y la existencia del tiempo libre se convierten en el momento propicio para comenzar el camino de la solidaridad.En el mundo entero, millones de personas deciden disfrutar de sus vacaciones pensando en el otro. El fenómeno se conoce como turismo solidario y comenzó a partir de la iniciativa de los propios viajeros, en su mayoría jóvenes de entre 20 y 35 años, que fundaron ONG´s dedicadas a difundir las virtudes de diversas zonas geográficas a partir de su cultura, costumbres, tradiciones y especialmente, por su desarrollo comunitario basado en la ayuda mutua.

Modalidad y sentido del turismo solidario

En el país existen un gran número de organizaciones cuya motivación es dar a conocer a distintas comunidades argentinas con una vasta tradición cultural y que además necesitan de la ayuda de todos para lograr su sustentabilidad económica, laboral, educativa y sanitaria.Los viajes son organizados por las ONG´s e incluyen los traslados, alojamiento y circuitos de actividades con el fin de conocer el profundidad a la comunidad y al territorio que se ha marcado como destino solidario. Las entidades responsables se proponen que los turistas no sólo conozcan los pueblos y localidades argentinas a nivel cultural o turístico, sino que su principal finalidad es estrechar un lazo directo con la comunidad. La idea es proyectar a futuro y así este primer contacto sea una posibilidad para continuar en el tiempo proyectos de cooperación conjunta, entre los visitantes y las organizaciones locales. Con el fin de establecer una relación directa y personalizada, los viajes se realizan a partir de pequeños grupos de 5 a 10 personas que toman contacto real con la comunidad, compartiendo sus tradiciones culturales, experiencias regionales y colaborando con los proyectos solidarios desarrollados en el área.Sin dudas, además de la ayuda concreta que realizan los visitantes a la comunidad, el turismo responsable impacta de forma directa en la economía de cada sitio, aportando capital económico y humano para el desarrollo de la región.

Argentina y el turismo sostenible

El intercambio solidario entre los turistas locales e internacionales con las comunidades argentinas es una tendencia que ha crecido notablemente desde el año 2006. En la actualidad, miles de personas de todo el mundo llegan al país durante todo el año para conocer y ayudar con su fuerza de voluntad, habilidades, formación y conocimiento al desarrollo de las áreas más excluidas del país. Por ejemplo, el Instituto de Desarrollo Educativo y Acción Social (Ideas) se encuentra implementando un programa en la localidad de Unquillo, en la provincia de Córdoba, en dónde los participantes de la iniciativa de turismo solidario colaboran en la producción de dulces artesanales. Pero el aporte no se limita a la realización del producto, los jóvenes profesionales se han involucrado de forma tal en el proyecto que han ayudado a la comunidad de Unquillo a comercializar y a difundir sus dulces en todo el mundo a través de una página web y una estrategia comercial que ellos mismos elaboraron.

La ayuda y el enriquecimiento mutuo es el parámetro que guía el turismo solidario.

Otra iniciativa realizada con el fin de ayudar a la recuperación de una comunidad se lleva a cabo en Villa Langostura, en la Patagonia argentina. La erupción del volcán Puyehue fue considerada, a partir de los registros geológicos, la de mayor magnitud en 10 mil años de historia en la zona.Villa Langostura es uno de los principales puntos turísticos del país y en gran parte su economía dependía de esta actividad, la erupción afectó notablemente el desarrollo de su comunidad a nivel laboral y financiero. En este marco, sus habitantes se unieron y desarrollaron un plan de turismo solidario llamado “Volver a Langostura”, con el fin de recuperar la zona e revitalizar las visitas a uno de los sitios más bellos del país.El lema de la campaña es “una acción vale más que mil palabras”, y propone a los turistas no sólo a conocer la zona sino también a descubrir las diversas iniciativas desarrolladas por la comunidad para salir adelante.

Otra alternativa enriquecedora y solidaria es conocer y ayudar al crecimiento de los pueblos originarios en la Argentina.

La Asociación Civil Responde es una organización líder en la promoción del desarrollo territorial, social y económico de las comunidades rurales a partir de la implementación de proyectos sustentables que despierten tanto en sus habitantes como en los voluntarios el espíritu emprendedor capitalizado en el aprovechamiento de sus propios recursos, capacidades y conocimientos. Responde convoca durante todo el año a todas las personas que deseen ayudar con su presencia, trabajo o aporte solidario a más de 600 pueblos originarios que en la actualidad necesitan recuperar la mayor parte de su estructura y servicios básicos, como agua potable, transporte, educación primaria y secundaria, centros y profesionales de la salud y fuentes laborales para sus habitantes.

Una oportunidad para ser mejor

El turismo solidario puede ser el primer paso para emprender un camino de ayuda mutua que continué para toda la vida. En la solidaridad todos ganan. Tomar la decisión de mejorar el mundo, tiene una fecha de inicio y hoy puede ser el día.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción