Record de donaciones y voluntarios para ayudar a las víctimas del temporal

Alimentos no perecederos, pañales, ropa, velas, leche en polvo, calzado, indumentaria, botas, colchones, frazadas, sábanas, repelentes y productos de limpieza, fueron los elementos que miles de personas llevaron a los distintos centros de recepción de donaciones

Tras el trágico saldo que dejaron las inundaciones en la ciudad de Buenos Aires y en la localidad bonaerense de La Plata, todo el país se unió bajo una única consigna: ayudar.

Hoy Argentina batió récords en su registro histórico de donaciones y desde el día martes los habitantes de todas las provincias realizan largas colas en parroquias, clubes de barrio, centros de ayuda y ONG´s para realizar su aporte a favor de las víctimas de las inundaciones.

Alimentos no perecederos, pañales, ropa, velas, leche en polvo, calzado, indumentaria, botas, colchones, frazadas, sábanas, repelentes y productos de limpieza, fueron los elementos que miles de personas llevaron a los distintos centros de recepción de donaciones.

La respuesta de la población fue conmovedora, la mayoría de los argentinos priorizaron la solidaridad como la forma de brindar alivio a la desolación y la tristeza de miles de vecinos que perdieron todos sus bienes y hoy renuevan sus fuerzas para empezar de nuevo.

También se registró un record en la cantidad de personas que se ofrecieron como voluntarios para ordenar y trasladar las donaciones a los barrios afectados. La respuesta comunitaria fue absoluta, resolutiva y genuina. Ayudar fue el objetivo, y los donantes brindaron su tiempo y recursos de manera plena y contundente.

El escenario que define hoy a la Capital Federal y a La Plata es la solidaridad de sus vecinos. Desde el día lunes, salvando vidas y poco a poco mientras el agua retrocedía, miles de personas comenzaron a organizarse para abrigar, alimentar y sanar a las víctimas de una inundación sin precedentes en la Argentina.

Sólo Red Solidaria reunió 28 toneladas de donaciones. La ONG liderada por Juan Carr dispuso su centro de recepción en la Catedral metropolitana y la respuesta de los vecinos de la ciudad de Buenos Aires sobrepasó la capacidad disponible en las instalaciones y los camiones apostados allí para trasladar los insumos de primera necesidad donados por los porteños. En el día de ayer partieron 4 camiones repletos con frazadas, colchones, alimentos y abrigo a los barrios afectados de la Capital Federal y a la localidad de La Plata.

En el barrio de Palermo, la Fundación Sí liderada por Manuel Lozano también fue uno de los centros que concentró la generosidad de los vecinos. Desde las 7 de la mañana del día miércoles, miles de personas comenzaron a formar fila para materializar sus donaciones o bien, ofrecer sus vehículos particulares para trasladar lo recaudado.

La Fundación Sí adoptó como metodología de trabajo ayudar directamente a las familias afectadas por la inundación. A través de un relevamiento realizado por sus voluntarios efectuaron un listado que especifica los casos que representan mayor necesidad y urgencia y así, recibirán las donaciones de manera prioritaria.

La fundación sigue recibiendo donaciones y aquellos que deseen acercarse pueden hacerlo a Angel Carranza 1962, en el barrio de Palermo. Por su parte, Cáritas estableció diversos centros de recepción en la ciudad de Buenos Aires y en La Plata. La organización religiosa destacó que no sólo recibieron una generosa respuesta por parte de la comunidad sino que además muchas fueron las empresas que donaron productos de higiene personal y limpieza, ropa, calzado, agua, leche larga vida, alimentos no perecederos, pañales, abrigo, frazadas y ropa de cama
Cáritas, destacó la importancia de generar una continuidad sostenida en el tiempo en las donaciones ya que la ayuda que necesitan las víctimas es absoluta. La organización concentró sus centros de operaciones en todas las parroquias de la ciudad de La Plata; en el santuario de San Cayetano, Cuzco 150 y en el colegio Marín, Avenida del Libertador 17.115; partido de San Isidro.

En La Plata, la ayuda vecinal también tuvo una respuesta contundente. El Ejército de Salvación y el Banco de Alimentos se asociaron para brindar asistencia, y además de recibir donaciones dispusieron de un centro de refugio para los afectados. El sitio se encuentra en el barrio de Villa Elvira (calle 93, número 981) en donde albergaron y brindaron alimentación, atención sanitaria y contención a 200 vecinos de la zona que perdieron sus viviendas.

En el día de ayer el Ejército de Salvación fue responsable de la distribución de cuatro toneladas de comestibles y agua entre los vecino. Quienes quieran colaborar con donaciones pueden hacerlo a través de los siguientes teléfonos: (011) 4911-7585 y (0221) 483-6152.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Eugenia Plano