Mindfulness, el presente a plena conciencia

Hoy como nunca necesitamos reconectar con el presente, para liberar nuestra mente en el contexto de incertidumbre que nos propone la pandemia de Covid 19.

Hasta el 2020, la falta de tiempo fue la norma del siglo XXI. A partir del surgimiento de la pandemia de Covid 19, la humanidad está atravesando un cambio de paradigma. Más stress, el miedo y la ansiedad por la incertidumbre de no saber qué nos deparará el futuro, sumado al trabajo en casa, familia, estudio, virtualidad y obligaciones de toda índole son la constante. Se es consciente que el cuerpo y la mente necesitan un descanso, pero ¿cómo lograrlo? ¿Cómo reducir o controlar actividades que no pueden posponerse o suspenderse?

Esta disyuntiva que a veces parece no tener solución, quizá pueda encontrar una alternativa tangible y posible. La Lic. Manuela O´Connell, psicóloga, describe a la actualidad como una vorágine en la cual surge la ansiedad que nos señala el miedo a perder el control. "Nos sentimos fuera de nosotros mismos -explica- , un poco en cada lado y en ningún lado. Quedamos entonces enganchados en las rutinas como un modo de detener lo imparable. Hacemos lo que tenemos que hacer. La reflexión cuidada acerca de los que nos sucede de a poco se va reemplazando por una hiperracionalidad, justificamos, analizamos, juzgamos pero, ¿realmente comprendemos?"

Tendemos a querer tener el control absoluto, no sólo de las actividades que son de nuestro propio obligación, sino también de las rutinas y obligaciones de los otros. El no poder delegar es un hábito extendido en los tiempos que corren. Así, a la sobrecarga propia se suma la ajena.

La Lic. O´ Conell plantea que en este estado de aturdimiento permanente, el individuo actual hace, sin saber que hace y piensa, sin verdaderamente comprender lo que se encuentra realizando o diciendo. "En estos tiempos que corren resulta difícil despertarse a los sentidos, despertarse a la atención plena de cada momento. Aprender un modo diferente de estar en el mundo, estando en contacto con uno mismo, y descubrir una profunda sensación de bien-estar es posible emprendiendo el camino que propone mindfulness", afirma.

El Mindfulness significa "atención plena" y plantea incorporar la capacidad humana básica de prestar atención sin juzgar aquello que va sucediendo. El objetivo es desarrollar una conexión más plena y un contacto más profundo con uno mismo y con el mundo.

Cómo práctica, estimula el autoconocimiento y una mayor comprensión de la propia acción y palabra para poder conectar verdaderamente con el propio cuerpo y mente.

"A través de recuperar la conexión con el cuerpo, ese constante repiqueteo de nuestros pensamientos que nos agobia cambia de ritmo. Se desarrolla entonces una capacidad de observación que sin juzgar nos permite tomar una distancia de lo que nos abruma y pasar de la reacción inmediata a la posibilidad de dar a lo que nos sucede una respuesta", explica la Lic. O´Connel.

Pero, ¿cuál es la clave para que esto suceda? ¿De qué modo esto es posible? Prestarle atención al cuerpo, abrir un espacio de recepción y de percepción, cambiando la relación con nuestro cuerpo, re-conociéndolo, experimentándolo.

Tomarse el tiempo necesario, habitar los momentos y desacelerarse. "Este modo de estar en los sentidos, en contacto, con la atención plena nos conduce a un umbral en donde pueda surgir un proyecto de vida y no un programa", recomienda la especialista.

Recuperar los sentidos, dar sentido a lo que se hace y no automatizar las actividades, las palabras y los hechos, es la base del Mindfullness que orienta al individuo a ganar efectividad en el manejo de las situaciones de stress tanto a corto como largo plazo.

En épocas de incertidumbre, esta técnica no plantea dejar de hacer sino "hacer a conciencia".

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Instagram