Los alimentos que aportan nutrientes y previenen enfermedades

Además de los lácteos, el huevo es hoy una de las mayores fuentes en el aporte de nutrientes.

Nuevas cualidades nutricionales tienen como protagonistas a la ingesta de lácteos y huevos. Ambos son los principales alimentos en el aporte de calcio y vitamina D, responsables en la prevención de la hipertensión arterial y la obesidad.

La conclusión proviene de investigaciones recientes que corroboraron que el consumo diario de calcio y vitamina D, además de traer aparejados beneficios para la salud ósea, son fundamentales para evitar enfermedades como la hipertensión arterial, complicaciones del embarazo por esta causa y por albúmina en la orina (preeclampsia y eclampsia), el cáncer de colon y la obesidad.

Bajo esta misma línea se inscriben diversos estudios realizados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), concluyendo que a mayor ingesta de calcio durante el embarazo menos probabilidades existen de padecer hipertensión.

Esta enfermedad es padecida por el 10% de las mujeres embarazas en el mundo y además, la preeclampsia y la eclampsia son las principales causas de la morbimortalidad materna y perinatal, produciendo un total de 40 mil muertes al año.

En el caso de Latinoamérica, las patologías hipertensivas concentran el 25,7% de las muertes en el embarazo y hoy el calcio es la principal fuente recomendada para prevenir este tipo de trastornos durante la gestación.

El descubrimiento de esta cualidad se produjo en Guatemala, cuando hace treinta años atrás un grupo de profesionales nutricionistas corroboraron que las mujeres embarazadas consumían las dosis de calcio recomendadas por día y por ello, tenían baja incidencia de hipertensión en el embarazo, así como también de preeclampsia-eclampsia.

El Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil (CESNI) ratificó las propiedades del calcio y la vitamina D en la prevención de estas enfermedades. A través de una investigación sobre el tema, advirtió que a pesar de las evidencias epidemiológicas que confirman el rol nutricional del consumo de lácteos “aún las dos terceras partes de la población no ingieren la cantidad mínima esperable”.

En el caso del calcio, su ingesta debe ser diaria, especialmente en la infancia y adolescencia cuando ocurre la mayor parte del crecimiento óseo. Pero sobre todo, el consumo de lácteos crucial para prevenir trastornos relacionados con la hipertensión en el embarazo.

En la actualidad en el país se ingieren 400 miligramos de calcio diario por persona, es decir menos de la mitad de lo recomendado. La dosis correcta es de 1 gramo diario y para cumplir con este requerimiento, es imprescindible tomar dos vasos de leche por día y sumar a la dieta alimentos como yogur y quesos.

Además de los lácteos, el huevo es hoy una de las mayores fuentes en el aporte de nutrientes.

La vitamina D se encuentra presente sólo en tres alimentos: pescado, lácteos y huevos. En este último caso, por su practicidad para la cocción y accesibilidad en precio, resulta un producto alimenticio ideal en la incorporación de las propiedades nutricionales de la vitamina D.

A partir del consumo de un huevo por día, se aporta el 10% de la dosis diaria recomendada y los beneficios se traducen en la prevención de enfermedades crónicas como la hipertensión, la obesidad, la osteoporosis, la diabetes y afecciones cardíacas.

La posibilidad de evitar patologías y optimizar la salud y la calidad de vida, depende de la incorporación de hábitos y alimentos saludables, como los lácteos y el huevo.

Es una misión posible, y los beneficios son inmejorables.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción