El amor en tiempos de barbijos

Según el psicoanalista Ricardo Antonowicz "tenemos muchos más filtros".


Por Mariela Blanco
@marielablanco26

Repasando un poco el rol de los nuevos canales de comunicación en relación a los vínculos, podemos pensar en dos momentos: pre y post pandemia. Antes de la llegada del aislamiento, las redes sociales funcionaban como un trampolín para acercar a una persona.

Era una plataforma para conocer a alguien y luego poder tener una cita. Hoy, por prevención, esa segunda instancia de conocimiento queda suprimida en una gran porción de casos. Por lo tanto, podríamos decir que el eventual romance terminó agotándose en la virtualidad del flirteo.

Hasta ahora, la cuestionada superficialidad o falta de compromiso podía a veces empañar la lente del romance mediatizado. Y hasta ahí. En cambio ahora, se añade otro problema: poder quitar todas las máscaras que nos ponemos los seres humanos, mas allá del barbijo.

Con este panorama, no es difícil concluir que si en estos vínculos vertiginosos se solía esconder todo aquello que nos disgusta de nosotros mismos, hoy el problema es doble porque puede no haber una segunda instancia presencial para el sinceramiento.

Tenemos muchos mas filtros. Primero el de las apps. Después el tapabocas. Y, finalmente, los escudos personales para dejar aflorar nuestra verdadera esencia.

Ricardo Antonowicz (MN 11556), psicoanalista.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Instagram