Cambiar nuestra dieta para mantener la salud durante el invierno

Uno de los cambios que debemos hacer es comprender que las grandes cantidades no ayudarán a prevenir enfermedades, sin embargo, combinar los alimentos adecuados sí lo hará.

Hace varios días que la Argentina entró en el invierno, una temporada que si bien para muchos significa un break de todo lo referente a los estudios y al trabajo, para otros también significa uno de los períodos de enfermedades más molesto del año. Desde gripes hasta simples resfríos, todo se propaga durante estos días.

Aunque muchos no lo sepan, buena parte de estas enfermedades pueden prevenirse si llevamos a cabo una planificación de nuestra dieta y cambiamos nuestro hábitos alimenticios durante esta temporada. No se trata solo de aprovechar las ofertas de Disco en alimentos al azar, sino que debe irse mucho más allá.

Para entender cómo debemos organizar nuestra alimentación durante las próximas semanas, es importante tener en cuenta lo siguiente:

1. No todo son las cantidades

Algo que buena parte de la población suele hacer cuando llega la temporada de invierno es comenzar a incrementar las cantidades de alimentos que ingieren en cada comida. Muchos piensan que esto es positivo ya que, al estar más alimentados, nuestro cuerpo está mejor preparado para combatir las enfermedades.

Esto es un error.

El primer cambio que debemos hacer cuando llega la temporada de invierno es comprender que la clave no está en las grandes cantidades de comida, sino en la combinación adecuada de alimentos. Ejemplos de esto pueden ser los de la combinación entre legumbres y cereales, o el de alimentos ricos en hierro y fuentes de vitamina C.
Las de Disco y minoristas similares, que suelen realizarse de forma periódica, suelen hacer que estos alimentos sean mucho más accesibles que en otras temporadas del año.

2. Alimentos para combatir el frío

El segundo cambio que debemos hacer es cambiar hacia los alimentos que nos ayuden a mantener e incrementar la temperatura corporal, ya que los mismos pueden ayudarnos no solo a sentirnos más cómodos en nuestro día a día, sino también a prevenir problemas relacionados con las variaciones constantes de temperatura, como por ejemplo, el resfrío.

Esto no solo quiere decir que debemos ingerir alimentos que, literalmente, cambien la temperatura de nuestro cuerpo como lo serían las sopas e infusiones (altamente recomendados), sino también aquellos capaces de brindar grandes cantidades de energía capaz de transformarse en calor, como pueden serlo los frutos secos, los carbohidratos sencillos, el chocolate, las legumbres, entre otros.

3. Alimentos para prevenir enfermedades

Finalmente, es necesario mantener un consumo adecuado de alimentos que puedan ayudarnos a prevenir enfermedades a través de los beneficios que le otorgan a nuestro cuerpo. Estos no solo tienen que ser altos en vitaminas, minerales, aminoácidos y oligoelementos, sino que deben mantenernos hidratados, contener fibras, entre otras características.

Alimentos como la manzana, el kiwi, la naranja, el limón, los pimientos, el tomate, el brócoli, el plátano, las uvas, las hojas verdes y las judías deben formar parte de tu dieta de forma obligatoria, ya que asegurarán que te mantengas saludable durante las bajas temperaturas.

Como lo mencionamos inicialmente, estos cambios de dieta requieren de una serie de compras importantes, por lo que es ideal buscar las mejores alternativas para ahorrar. Las ofertas de Disco (y otros minoristas) que suelen cambiar de acuerdo a la temporada del año, son ideales para ahorrar en con cada compra.

Si bien es cierto que no enfermarse depende de mucho más que de simplemente comer bien, la realidad es que mantener una buena alimentación es clave para transitar el invierno de la forma más saludable posible.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción