Se lanzan más de 80 ensayos clínicos para probar tratamientos con coronavirus

A medida que los medicamentos contra el VIH, las células madre y las medicinas tradicionales chinas compiten por la oportunidad de demostrar su valía, la Organización Mundial de la Salud intenta poner orden en la búsqueda.

La revista Nature publicó la noticia de que China ya tiene más de 80 ensayos clínicos en ejecución o pendientes sobre tratamientos potenciales para COVID-19, la enfermedad causada por un coronavirus que hasta ahora ha matado a casi 1,400 personas e infectado a más de 48,000 en el gigante asiático.

Los nuevos medicamentos farmacéuticos se enumeran junto a las terapias tradicionales milenarias en un registro público de ensayos clínicos de China, que crece cada día. No existe una cura conocida, y los médicos están ansiosos por ayudar a las personas con la enfermedad, pero los científicos advierten que solo los ensayos cuidadosamente realizados determinarán qué medidas funcionan.

Soumya Swaminathan, científico jefe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), dice que sus equipos han estado haciendo un balance de muchos ensayos de China, así como elaborando un plan para un protocolo de ensayo clínico que podría ser administrado simultáneamente por médicos de todo el mundo.

Los ojos y el coronavirus

Los ojos y el coronavirus

Si los ensayos de China, que incluyen hasta 600 personas cada uno, no están diseñados con estándares estrictos para los parámetros del estudio, como los grupos de control, la aleatorización y las medidas de los resultados clínicos, los esfuerzos serán en vano. Entonces, la OMS está trabajando con científicos chinos para establecer estándares desde el principio. Por ejemplo, las etapas de recuperación o declive de una persona deben medirse de la misma manera, independientemente del tratamiento que se esté probando. "Esperamos poder traer algún tipo de estructura a todo el asunto", explica Swaminathan.

El protocolo de ensayos clínicos de la OMS está diseñado para ser flexible y permitir a los investigadores de todo el mundo agrupar sus resultados a lo largo del tiempo. Comparará dos o tres terapias respaldadas por evidencia científica, incluida una combinación de medicamentos contra el VIH (lopinavir y ritonavir) y un antiviral experimental llamado remdesivir.

"Hacer que los ensayos clínicos sean correctos es una prioridad, ya que si obtenemos información sobre lo que funciona y lo que no funciona, podemos beneficiar a los pacientes ahora", dice Swaminathan.

Mejores conjeturas

China ya ha comenzado los ensayos sobre los medicamentos que se incluirán en el plan maestro de la OMS. El Registro de ensayos clínicos chinos, una base de datos de estudios biomédicos en China, enumera estas investigaciones entre docenas de otros ensayos controlados sobre terapias existentes, procedimientos experimentales y medicamentos tradicionales. Estos tratamientos tienen diferentes cantidades de evidencia que respaldan su eficacia.

Los dos medicamentos contra el VIH bloquean las enzimas que los virus necesitan para replicarse. En estudios con animales, han reducido los niveles de los coronavirus que causan el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) y el síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS) Remdesivir, un análogo de nucleótidos fabricado por la compañía de biotecnología Gilead en Foster City, California, también ha tenido cierto éxito contra los coronavirus en animales

En enero, los investigadores informaron que una persona en los Estados Unidos había sobrevivido a una infección por COVID-19 después de haber sido tratada con remdesivir

Durante la primera semana de febrero, China lanzó dos ensayos controlados con placebo de remdesivir, programados para incluir a 760 personas con COVID-19. Los estudios deberían completarse a fines de abril, y remdesivir podría ser aprobado por las autoridades chinas tan pronto como en mayo, dice Shibo Jiang, virólogo de la Universidad de Fudan en Shanghai. "Pero la epidemia podría haber desaparecido para entonces", dice.

China ha lanzado algunos ensayos que prueban la cloroquina, un medicamento contra la malaria que eliminó el nuevo coronavirus (recientemente llamado SARS-CoV-2) en el cultivo celular Y los investigadores están estudiando si los esteroides disminuyen la inflamación en personas con COVID-19 grave o si causan daño. "Será interesante ver estos resultados", dice Yazdan Yazdanpanah, epidemiólogo de la agencia nacional de salud de Francia, INSERM, en París. Los investigadores clínicos de todo el mundo necesitarán esta información si el brote continúa extendiéndose, agrega.

Otro estudio, un ensayo controlado de 300 personas, analizará el suero de los sobrevivientes de COVID-19. La estrategia básica, basada en la idea de que los anticuerpos que una persona acumula constantemente para combatir un virus puede ayudar rápidamente a alguien recién infectado a combatirlo, ha tenido un éxito modesto cuando se usa para tratar otros virus en las últimas cinco décadas .

Dos ensayos con células madre también figuran en el registro de China. En uno, un equipo del Primer Hospital Afiliado de la Universidad de Zhejiang infundirá a 28 personas células madre derivadas de la sangre menstrual y comparará los resultados con los de las personas que no recibieron las infusiones. Hasta ahora, existe evidencia mínima que indica que las células madre eliminan las infecciones por coronavirus. Swaminathan dice que la OMS no puede controlar lo que hacen los investigadores, pero dice que la agencia publicó una guía sobre la ética de realizar ensayos en medio de brotes en 2016. Y publicará un informe breve y más accesible sobre el tema pronto.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Por Amy Maxmen | Fuente: https://www.nature.com/