Nosotros y los miedos

Solemos permitir que el miedo, las preocupaciones y la inseguridad dominen y definan nuestras vidas. Les permitimos robarnos la diversión, el sueño y nuestras ilusiones más preciadas.


Por Omar Romano
:: Europa ::

Si quieres alcanzar la felicidad y llevar a cabo todos tus sueños debes estar preparado para dar un salto de fe y enfrentar tus miedos. Las causas por las que preferimos seguir jugando con lo seguro y evitamos el éxito es el temor al ridículo, a parecer tontos, salir heridos, enfrentar el rechazo o fallar.

Aprendemos a vivir con miedo desde nuestra infancia y a causa de experiencias traumáticas o de los mensajes negativos que vemos en todos lados. A pesar de que los miedos no son nuestra responsabilidad, solo nosotros podemos enfrentarlos y eliminarlos de nuestra vida, afirma Okairy Zuñiga.

El miedo o temor es una emoción caracterizada por una intensa sensación desagradable provocada por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado.

Es una emoción primaria que se deriva de la aversión natural al riesgo o la amenaza, y se manifiesta en todos los animales, lo que incluye al ser humano. La máxima expresión del miedo es el terror. Además el miedo está relacionado con la ansiedad.

  • Existe miedo real cuando su dimensión está en correspondencia con la dimensión de la amenaza.
  • Existe miedo neurótico cuando la intensidad del ataque de miedo no tiene ninguna relación con el peligro.

Ambos, miedo real y miedo neurótico, fueron términos definidos por Sigmund Freud en su teoría del miedo.

El miedo es una emoción básica y necesaria para sobrevivir. Gracias al miedo, somos capaces de identificar amenazas que ponen en riesgo nuestras vidas y salvaguardarnos de los peligros que nos ponen en riesgo.

Como conclusión, es necesario saber disfrutar de la vida, de los buenos momentos que llenaremos con buenas emociones y saber afrontar los malos momentos que sin duda nos tocará vivir y superarlas.

En este camino, el miedo será nuestro compañero de viaje. Por lo tanto, dependerá de nuestra actitud y capacidades emocionales saber convivir con él y salir exitosos de ello.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram