"¿No me estarás engañando?"

Los motivos de discusión de las parejas hoy suman un nuevo disparador: las redes sociales.

En la actualidad la exhibición de la vida privada a través de las redes socieles es moneda corriente. Fotos, comentarios, confesiones o simplemente, publicar lo que el usuario está haciendo en ese momento es una actividad frecuente. Pero, ¿qué sucede si se ventila la vida de los otros? Y si esos “otros”, ¿es la pareja? En cuestión de dos, ¿es conveniente ventilar la vida privada? ¿Favorece o perjudica?

Lo dice la ciencia

Según un estudio realizado por la organización Pew Research Center's Internet and American Life Project, una de las mayores causas de discusiones y peleas entre las parejas está asociada a la información que publican en las redes sociales. El reclamo más común es el respeto por la privacidad. Es decir, el desacuerdo se produce en el tipo de información o imagen que se comparte, y sobre el cual uno de los miembros de la pareja no se enteró o autorizó.

Las discusiones sobre la revelación de la vida privada a terceros, como amigos, familiares o compañeros de trabajo siempre fue motivo de discusión; pero hoy esta información se coloca en una vidriera en las cual cientos de personas pueden enterarse de los detalles de la vida matrimonial o de noviazgo.

El director del Pew Research Center's Internet and American Life Project, Lee Rainie afirma que "hay una negociación estándar que tiene lugar en muchas relaciones, pero hoy hay muchas audiencias que observan. Entonces, habrá momentos incómodos, incluso más, si la negociación se lleva a cabo en público”.

Mi vida es mi vida

En este contexto, es cada vez más frecuente que hombres y mujeres les pidan a sus parejas que no publiquen ningún tipo de imagen o información sobre ellos, ya que las reacciones o miradas ajenas sólo traerán aparejados conflictos en el hogar. Lee Rainie mencionó que ya es frecuente que luego de una sucesión de episodios, muchas personas les reclaman a sus parejas que les pidan autorización antes de publicar algún material que los identifique, ya que lo sienten una violación a su intimidad.

Además de generar peleas por ventilar la privacidad, las redes sociales también son una fuente de “celos”. Sin dudas se han convertido en un vehículo para mirar la vida de los otros y entre sus principales facilidades, les permitió a los usuarios rencontrarse con viejos amigos, familiares y también ex parejas.

Una investigación cualitativa realizada por la Universidad de Guelph, en Canadá, reveló que las redes sociales facilitan los contactos con antiguos novios y novias. La posibilidad que exista una posible búsqueda de la pareja sobre un amor del pasado se ha convertido en un nuevo motivo de discusión. "Los contenidos en los perfiles pueden llevar a actitudes compulsivas de celos dentro de una relación" –advierte la psicóloga Brenda Wiederhold, directora del estudio–. Cuanto más tiempo pasa la gente en las redes, más probable es que sienta desconfianza por su pareja y que use la red para buscar información adicional que pueda alimentar una eventual celotipia.

El que busca encuentra

La bola de nieve cada vez se hace más grande y puede volverse adictiva. Este es un excelente punto de inicio para empezar a preguntarnos sobre cómo las redes pueden impactar en la dinámica de las relaciones adultas y de los demás procesos sociales.

Por su parte, la encuestadora británica YouGo a través de una investigación, determinó que el 20% de los usuarios husmea en los mensajes y contactos de su pareja.

“Estar expuestos a información sobre las parejas sentimentales de nuestros contactos o a la interacción que ellos tienen a través de la red social, lejos de despejar dudas las aumenta: cuanto más se sepa peor es”, añade la psicóloga Brenda Wiederhold.

Público o Privado

¿La exhibición o cuidar la privacidad?, esa parece ser una de las cuestiones que atraviesan a las parejas en la actualidad. Nuevos desafíos, para tiempos en los cuáles la intimidad trasciende las cuatro paredes.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción