¿Los tokens no fungibles (NFT) revolucionarán el mundo del arte digital?

¿Burbuja o nuevo paradigma del arte?

La fecha clave fue el 11 de marzo de 2021 cuando el artista digital Mike Winkelmann, también conocido como Beeple, vendió una obra de arte de token no fungible (NFT) por 69 millones de dólares en una subasta de Christie´s. No vendió una obra de arte física, ninguna pintura, grabado o escultura paso de sus manos al comprador; era un GIF
que se vendió a través de una transacción digital que consistió en obtener un token digital NFT, también conocido como "bitcoin del arte".

Si bien el arte digital ha existido por un tiempo, los NFT se han disparado repentinamente y han acaparado la atención generalizada como la nueva tecnología más novedosa.

¿Qué es un NFT?

Si bitcoin es una "moneda digital", entonces los NFT son el equivalente cuando se trata de "coleccionables digitales", especialmente arte. Un NFT permite a los compradores adquirir la propiedad de un bien digital, por ejemplo, una obra de arte, como un token digital único que vive en una "blockchain" o cadena de bloques.

Uno de los principales características de los NFT es que una vez creado, no se puede duplicar -de ahí el "no fungible"- lo que le da una propuesta de valor similar a una obra de arte original. Pero no se limita a eso: los NFT pueden incluir imágenes, videos, música o cualquier otra cosa que pueda ser representada digitalmente.

En pocas palabras, son activos “únicos” que solo existen en el mundo digital y no tienen una forma tangible propia. Sin embargo, se pueden comprar y vender libremente, como cualquier otra propiedad, con el NFT actuando como un certificado digital de autenticidad.

¿Puedo crear un NFT y hacerme rico de la noche a la mañana?

En teoría, absolutamente, cualquiera puede tokenizar su trabajo para venderlo como NFT. Si bien la tecnología NFT evita que se duplique, no hay nada que regule quién puede crear un NFT en primer lugar.

Después del éxito de Beeple en Christie's, esa imagen en particular ya se ha copiado y compartido innumerables veces. Además, Beeple no es el único que se beneficia de los NFT: el músico canadiense Grimes vendió recientemente 6 millones de dólares en NFT. El "meme del gato Nyan" se vendió por 590 mil dólares; y un video de un golpe de LeBron James se vendió en 208 mil dólares.

Si bien la gente no puede colgar su compra en la pared, sí viene con enormes "derechos de fanfarronear", promocionados como uno de los principales impulsores de la inversión en NFT. Si un artista relativamente desconocido llamado Beeple puede convertirse en uno de los artistas vivos más importantes y valiosos gracias a la tecnología blockchain (y la ayuda de una destacada casa de subastas), ¿qué nos impide probar suerte también?

¿Son los NFT el futuro del arte?

Por el momento, existe el factor de novedad junto con una sensación de escasez que está haciendo que los NFT sean populares y deseables. Sin embargo, con las principales casas de subastas como Christie's comenzando a darse cuenta y estableciendo récords mundiales con su subasta inaugural de NFT, la pregunta es: ¿seguirá el resto del mercado del arte o esperará a que estalle la proverbial burbuja?

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Instagram