Las historias y experiencias de la empresa serán mas importantes en el futuro que sus productos

Así lo señala Tom Peters. Según datos en redes sociales, la información comunicacional de la empresa tiene una receptividad solo del 30%, en cambio cuando la información es vinculada a las personas que hablan de la empresa, su experiencia y valores, la receptividad cambia al 70%.


Por Omar Romano
:: Europa ::

Para Tom Peters, declarado “gurú de gurúes” por The Economist y la revista Fortune, lo que constituye la diferenciación parte precisamente de los intangibles de una empresa: valor, credibilidad y singularidad de una marca. Así lo explica en el libro que publicó bajo el título “El meollo del branding”.

A partir de su teoría de “Las tres leyes físicas del marketing” , Peters demuestra que la marca es lo que nos define, y que esta es mucho más que el marketing o los logotipos. Tiene que ver con la pasión, con la historia que queramos contar, con la causa que motiva nuestra empresa.

Las historias y experiencias serán más importantes en el futuro que los productos, según Peters, porque la capacidad de transmitir emoción es lo más importante en un mundo controlado por la tecnología.

“Son muchas las ocasiones en las que conocemos marcas de empresas pero no sabemos nada sobre quién hay detrás”, Tom Peters.

Todo proyecto necesita una estrategia. Incluso nuestra vida necesita una estrategia.

Según Ignacio Jaén, los proyectos empresariales, sean grandes o pequeños, son una forma de conseguir generar beneficio : dinero, trabajo, ocupación, empleo, productos mejores, servicios más eficientes, para los promotores de esos negocios y para el resto de la Sociedad a través de sus clientes. Y eso necesita una estrategia.Cuando se trata de invertir un dinero para promover un negocio y obtener mayor beneficio, trabajar sin rumbo es un error.

Las empresas necesitan una estrategia

Todo proyecto empresarial necesita saber dónde está y a dónde quiere llegar. Eso es lo mínimo. Y si eso se tiene claro, de alguna forma se vislumbrará el camino a seguir, por eso la marca es necesaria para poder identificar un producto entre otros similares. La marca es necesaria para poder asociar a un producto valores intangibles que conecten con el cliente. Por tanto, tener una estrategia de Branding es saber que nuestra marca está en el punto A y que debemos llevarla al punto B para conseguir nuestros objetivos empresariales.

El Branding es un proceso para la diferenciación de nuestro negocio del resto de los negocios similares

Se trata de un camino para gestionar la marca de la mejor forma posible. Y por lo tanto, necesitamos un plan para recorrer ese camino. Si no tenemos esa estrategia, nunca podremos elegir las mejores opciones, las decisiones más eficientes para conseguir que nuestra marca ayude a vender nuestros productos. Simplemente será un elemento visual más en nuestro proyecto.

Dice Teresa Alba, "lo primero que hay que tener claro es qué es la imagen corporativa de una empresa". En contra de lo que muchos puedan pensar, no hace referencia únicamente a los elementos visuales, sino que incluye mucho más. La imagen corporativa se refiere a cómo se percibe una empresa. Es decir, todo aquello que representa la significación y valores de una marca.

Es bastante habitual que haya confusiones entre la imagen corporativa, la identidad corporativa y la marca personal, ya que se trata de tres términos muy relacionados, aunque cada uno de ellos hace referencia a diferentes ideas.

  • La Imagen Corporativa es un concepto intangible, dado que hace referencia a la percepción que la audiencia tiene sobre una marca o empresa. Esta percepción se asocia a través de la combinación de una actitud y una identidad visual”.
  • La Identidad Corporativa, por su parte, es un concepto tangible, ya que se conforma por símbolos (lenguaje visual) y signos (identidad verbal). Dentro de sus elementos identificativos de marca se encuentran el logo, la tipografía o los colores (entre otros)”.
  • La Marca Personal es la fusión entre lo que perciben los demás de uno mismo y los valores profesionales propios. Esta esencia es la que marca la diferencia y hace a cada profesional competitivo en el mercado”.

Mientras que la imagen corporativa es una percepción consecuencia de combinar la identidad corporativa con una actitud empresarial, la marca personal es el concepto análogo que suele causar confusión. En este sentido: “La imagen corporativa hace referencia a una empresa y la marca personal a un profesional de la empresa”.

Tener claras las diferencias entre la imagen corporativa y la marca personal, es el primer paso a la hora de trabajar en tu propia marca.

Son muchas las ocasiones en las que conocemos marcas de empresas pero no sabemos nada sobre quién hay detrás. Entre CEO, Directivos o Empleados no siempre están por la labor de aprovecharlo y convertirse en representantes reales de la marca para la que trabajan.

Todavía existen muchas personas que creen que tener una marca personal no va con ellos porque trabajan para otros y lo que es peor, son muchos los Directivos los que no ven potencial en las marcas personales para representar la imagen de su empresa.

Puedes preocuparte por el registro de marcas comerciales y centrarte en una comunicación impersonal con tu audiencia, pero nunca conseguirás la confianza y el grado de compromiso que consiguen las marcas personales.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram