La mujer y el dinero ¿Una relación culposa?

En la actualidad el rol de la mujer en el mundo del trabajo es tan activo como exitoso, pero ellas todavía creen que el dinero es territorio de hombres.


El modelo del patriarca que mantenía económicamente el hogar y establecía los “límites” ya ha quedado en el pasado. Hoy en día la pareja y la familia se sustentan en base a los salarios del hombre y la mujer. Pero, aunque los tiempos hayan cambiado y el dinero sea generado de a dos, ¿las condiciones son absolutamente distintas al patrón anterior? El éxito económico y profesional de la mujer en estos tiempos, ¿es motivo de orgullo frente al hombre o todavía en el siglo XXI ellas sienten culpa cuando ganan más que ellos?

El dinero es quizá uno de los temas más incómodos de conversación y en la pareja puede ser un detonante para una multiplicidad de conflictos. Aunque en la posmodernidad, los lemas políticamente correctos sean que la desigualdad de salarios no debería ser una razón de conflicto, la realidad parece indicar lo contrario.

En la actualidad el rol de la mujer en el mundo del trabajo es tan activo como exitoso, pero ellas todavía creen que el dinero es territorio de hombres. Clara Coria, psicóloga argentina autora del libro “El sexo oculto del dinero” ratifica esta tendencia. A través de diversos estudios que ha encabezado descubrió que las mujeres consideran al “vil metal” reino del varón.

La especialista afirma que en general las mujeres creen inoportuno hablar de dinero y en el caso de elegir, prefieren no ahondar sobre del tema con sus parejas por temor a provocar reacciones contrarias o discusiones.

Coria considera que aunque en el siglo XXI, las mujeres se hayan convertido en excelentes y exitosas profesionales del mundo laboral, todavía persisten ciertos estereotipos en relación al género femenino y su vínculo con el dinero. “Hoy a muchas mujeres les cuesta mucho generar autonomía real con el dinero, puesto que les han enseñado tradicionalmente un rol pasivo con los recursos y la imagen de que el varón es el proveedor y quien lo debe administrar. Por otra parte, no solo es necesario tener acceso al dinero –lo cual no es nada fácil– pero es imperativo el sentir también el derecho a poseerlo.

Una tiene que sentirse libre de culpa, pues el dinero necesita ser manejado, y una necesita hacer decisiones concernientes al dinero de acuerdo con el propio criterio que una tenga”, sostiene la autora de “El sexo oculto del dinero”.

Esta realidad se presenta como paradójica ya que en la actualidad, muchas mujeres son hoy cabeza de hogar. Entonces, si una mujer posee un salario igual o superior al hombre ¿por qué todavía el dinero es cosa de hombres? La Lic. Coria afirma que a pesar de los grandes progresos sociales, laborales y culturales que ha realizado el género femenino a nivel global “la independencia económica no es garantía de autonomía". Para la especialista la razón de fondo es “ que a muchos varones les cuesta compartir el poder que el dinero otorga e incluso a muchos les resulta lesivo que algunas mujeres tengan control de sus propios recursos“.

A pesar de algunos estereotipos todavía vigentes, la autonomía y la libertad del tener y el ser está cambiando. Derribar mitos es una tarea que lleva tiempo, pero paulatinamente el éxito ya no será una cuestión de género.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción