En épocas de covid y sin internet, cómo es la educación en el Monte Chaqueño

La ONG Monte Adentro continúa apostando a la educación presencial. Para llevar adelante este trabajo y esfuerzo único de los docentes invita a participar a los ciudadanos argentinos de la campaña padrinos y madrinas para sostener la educación de 350 alumnos.

La implementación del aislamiento social obligatorio para evitar la propagación del coronavirus implicó la suspensión de las clases presenciales en todo el país. Esto generó la utilización de lo virtual en la educación.

En esta “nueva normalidad”, en la que varios especialistas y líderes de opinión destacan la inclusión de las herramientas digitales en la educación, los jóvenes que viven en contextos vulnerables quedan aún más aislados y excluidos del sistema.

¿Qué sucede en comunidades rurales del interior del país donde el acceso a internet y a dispositivos móviles no es parte de la realidad cotidiana de sus habitantes?

Monte Adentro trabaja en 17 comunidades rurales que se encuentran en la puerta del impenetrable chaqueño. Comunidades que están entre 30 y 60 km de distancia del primer centro urbano; la mayoría no tiene acceso a internet ni señal de celular. Asimismo, la mayoría de los estudiantes tienen que recorrer varios kilómetros por caminos de tierra para llegar a la escuela más cercana. Y, si bien todas las comunidades cuentan con una escuela primaria, no todas tienen secundario lo que comúnmente dificulta en gran medida la continuidad de los estudios.

En estos parajes rurales, donde la escuela tiene un rol importante como institución y espacio de encuentro y educación, haber cerrado las puertas fue revivir el temor a ser olvidados y tener que migrar a las ciudades abandonando sus hogares y su estilo de vida.

La ausencia de interacción de los docentes con sus alumnos y la imposibilidad de las madres y padres de ayudar a sus hijos con las tareas, alimenta el temor de que el 2020 sea un año escolar perdido y, al mismo tiempo, aumenta el riesgo de deserción.

Según un informe de Voy con Vos, en el ámbito rural del país solo 1 de cada 4 estudiantes que terminan la primaria se inscribirá en la secundaria. Al mismo tiempo, la provincia de Chaco presenta uno de los mayores índices de hogares con Necesidades Básicas Insatisfechas en el ámbito rural: 31,4 %. Es la provincia con mayor porcentaje de niños no escolarizados en el nivel inicial: 8,8%; y la tasa de analfabetismo es la más alta de todo el país: 5,5%

La pandemia profundizó aún más la desigualdad en las oportunidades de acceso a la educación en las comunidades rurales aisladas con las que trabajamos en Chaco.

Aun teniendo acceso a internet, como sucede en pocos parajes, los niños, niñas y jóvenes no saben utilizar los dispositivos digitales. La mayoría de las actividades no las hacen ni las entregan porque no entienden la consigna, no saben cómo tienen que hacerlo. Y esto se complica porque no se pueden dar las clases de manera virtual. Más allá de las buenas intenciones del Ministerio de Educación con la entrega de cuadernillos, al no estar contextualizados lleva a que los docentes tengan que dejar de lado ese contenido. Al mismo tiempo, no todos los docentes pueden llegar a los alumnos debido a la distancia, lo que hace más complicada la realidad que se vive allá.

La figura del docente es importante que siga presente en el paraje rural. Los chicos y chicas necesitan seguir viendo a sus docentes y directores para que no sientan otra vez el abandono y para ser asistidos en el estudio. La pandemia los puso en una situación más complicada y hay mucha incertidumbre sobre cómo se va a resolver el año que viene.

Teniendo en cuenta las proyecciones de UNICEF que alertan que 1 de cada 6 niños, niñas y adolescentes va a ser pobre como consecuencia del impacto del COVID-19, y que el riesgo de abandono escolar es mayor en contextos vulnerables, Monte Adentro puso a disposición a su equipo docente que trabaja de manera articulada con los cuadernillos que brinda el Ministerio de Educación; los cuadernillos especializados que utilizan en los apoyos escolares del programa de la Asociación; al mismo tiempo que contemplan la planificación de los docentes.

Es así que, de lunes a viernes, 13 docentes rurales recorren más de 300 km de caminos de tierra para sostener las clases de apoyo escolar de manera personalizada.

Son 60 familias las que decidieron abrir las puertas de sus hogares para que se realicen allí los encuentros personalizados con los estudiantes que así lo desearan, respetando los protocolos existentes para evitar el contagio.

El total de estudiantes que acompañan estos docentes, tanto de primaria como de secundaria, asciende a más de 350.

Son 350 niños, niñas y adolescentes del monte chaqueño que, junto a sus familias, creen que la educación es la mejor herramienta para mejorar la realidad en la que viven. Son 350 niños, niñas y jóvenes que tienen sus propios sueños y proyectos; que desafían la historia familiar, viniendo de padres que no han terminado el primario y que no saben leer ni escribir. Son 350 estudiantes que dicen “sí puedo; lo voy a intentar” y que cuentan con el apoyo de sus madres y padres que saben la diferencia que implica en sus vidas acceder a la educación; que confían en la educación como herramienta de movilidad social.

"Necesitamos construir oportunidades, y para construirlas necesitamos acciones. Sobre todo acciones desde dentro del impenetrable promoviendo el desarrollo de las comunidades. Por eso hoy necesitamos del compromiso y apoyo de todos aquellos que pueden colaborar para que sostengamos nuestros programas que, hace más de 4 años, trabaja sobre ejes de desarrollo integral y busca ampliar las oportunidades de cada familia que vive en el monte chaqueño", puntualiza su director.

"Las formas de apoyar a Monte Adentro es sumándose como padrino y madrina de la organización con un aporte mensual o por única vez en el siguiente link: https://donaronline.org/monte-adentro/acompana-a-una-familia. En este momento, la ONG se encuentra en pleno desarrollo de la campaña de padrinos y madrinas para sostener más de 50 programas que llevamos adelante con más de 25 trabajadores. También se pueden sumar como voluntarios ingresando a nuestra página www.monteadentro.org", finaliza Juan Chalbaud.

La historia de Monte Adentro

Juan Carlos Chalbaud tiene 32 años, misionando con su colegio se conectó con la vida de los parajes y dejó su vida en Capital Federal para fundar junto con un grupo de jóvenes Monte Adentro en 2014. La organización aspira a lograr el desarrollo integral y comunitario de zonas rurales del norte chaqueño alrededor de Tres Isletas, Castelli, Pampa del Indio, Quitilipi y Saénz Peña, que se encuentran entre 25 y 60 km. de la población urbana más próxima.

Desde Monte Adentro, Juan y su equipo trabajan para poder generar condiciones y oportunidades que les permitan a las personas, que nacen y crecen en zonas rurales, llevar adelante su proyecto de vida en su lugar de origen.

Para lograr el desarrollo local, evitar la migración de las familias y actuar frente a la falta de oportunidades, Monte Adentro trabaja sobre 5 ejes de desarrollo integral: educación, deporte, salud, oficios y fortalecimiento comunitario. Son más de 400 familias de 15 comunidades las que han crecido en oportunidades en cada eje gracias a una red de 20 espacios de apoyo escolar semanal para niños, jóvenes y adultos, 10 espacios deportivos semanales y 16 espacios de formación e integración en talleres de oficios para adultos.

Las comunidades se apropian de las oportunidades y propuestas de Juan y su equipo. Esto se ve reflejado, por ejemplo, en los más de 100 niños, niñas y jóvenes que asisten continuamente a los apoyos mejoran su rendimiento y no abandonan la escuela. Las más de 150 madres que asisten a los talleres de oficios con gran entusiasmo forman red de vínculos, aplican sus aprendizajes en el hogar y venden sus producciones, generando así ingresos para mejora del hogar y la vida cotidiana.

Para el director general de Monte Adentro, la relación con las comunidades rurales es una relación de familia y de amistad en donde es impensado separar la fe, la naturaleza y a las personas. Descubrió que para ellos, lo esencial son los vínculos y el encuentro y que estas comunidades “no se pueden dar por perdidas por sus capacidades, ganas y una cultura de humanidad, naturaleza, sencillez y hospitalidad para mejorar toda la sociedad”. Finalmente destaca que "todos merecen poder crecer con oportunidades en su lugar de origen, para no verse obligados a migrar de manera forzada a cordones urbanos".

El año pasado Juan Chalbaud, cofundador de Monte Adentro, fue elegido por el público como el Abanderado del Año, premio que otorga la Fundación Noble.

Para más información: http://monteadentro.org/
Instagram: @monteadentrorg
Facebook: monteadentrorg

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram