El tabaco y la salud pulmonar: ¿por qué dejar de fumar?

El 31 de mayo de cada año, la Organización Mundial de la Salud y sus asociados mundiales celebran el Día Mundial Sin Tabaco.

El 31 de mayo de cada año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus asociados mundiales celebran el Día Mundial Sin Tabaco. La campaña anual es una oportunidad para concientizar sobre los efectos nocivos y letales del consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco ajeno, y para disuadir del consumo de tabaco en cualquiera de sus formas.

El Día Mundial Sin Tabaco 2019 se centra en «el tabaco y la salud pulmonar». La campaña durante este año busca concientizar sobre las consecuencias negativas del tabaco para la salud pulmonar y el papel fundamental que desempeñan los pulmones para la salud y el bienestar de todas las personas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se estima que anualmente mueren 4.9 millones de personas como consecuencia del consumo de tabaco, tanto directo (fumadores activos) como indirecto (fumadores pasivos). Para disminuir este número, el Día Mundial Sin Tabaco 2019 tiene como objetivo centrarse en las múltiples maneras en que la exposición al tabaco afecta a la salud pulmonar de las personas de todo el mundo. Estas son: cáncer de pulmón, enfermedades respiratorias crónicas, tabaquismo materno, tuberculosis y contaminación del aire, entre otras.

Cómo dejar de fumar

El acto de fumar significa más que un hábito adquirido, ya que el consumo de tabaco es una enfermedad en la que la adicción es uno de los obstáculos más difíciles a la hora de intentar superarla.

En el libro de la editorial delhospital ediciones «Dejar de fumar» los especialistas del Grupo Antitabaquismo (GRANTAHI) brindan herramientas a tener en cuenta al momento de tomar la decisión de dejar de fumar.

La realidad es que no existe un momento ideal ni una serie de trucos para dejar de fumar. De hecho, dicen los especialistas, pensar que sí lo hay es un justificativo para muchos de los fumadores cuando no se animan a intentar dejarlo.

«Querer dejar de fumar significa elegir un camino saludable y buscar nuevos placeres en la vida, como poder hacer actividad física, disfrutar de un aroma o de una comida, mejorar la sexualidad, sentirse menos cansado, dormir mejor, sentirse con más autoestima, más libre, ser un ejemplo para los hijos o nietos, obtener reconocimiento social o simplemente no sentirse 'atado a un atado'», explican.

Para poder hacerlo el vehículo es la motivación. Es decir, cada persona debe encontrar en lo más profundo de su ser cuáles son los motivos por los que vale la pena hacer el cambio. «Cuando esto pueda sentirse fuertemente, y entonces se pueda fijar una fecha durante el próximo mes, significa que estás listo para dejar de fumar», sintetizaron en el libro.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción