El polo, un deporte con pasado, presente y gran futuro

La historia del polo se remonta a la antigua Persia. Elegido por la realeza, en nuestros días es sinónimo de sofisticación. Argentina es uno de los países donde se juega el mejor polo del mundo.

Es el deporte elegido por la realeza y el sello de su sofisticación es indiscutido. Los príncipes William y Harry lo practican. Además, uno de los hombres más ricos del mundo, el Sultán de Brunei Hassanal Bolkiah, es un apasionado de este deporte. En la construcción de su palacio de 1788 habitaciones, incluyó un sector exclusivo con aire acondicionado para sus 200 caballos.

En la actualidad el polo tiene plena vigencia y es aclamado en los lugares más exclusivos del mundo. Pero, este deporte tiene su historia que se remonta al año 500 A.C, en Persia. Allí, las unidades de caballería entrenaban a los jinetes en esta práctica, que por entonces era conocida como “Pulu”, que significa pelota en tibetano.

Los registros existentes del arte persa exhiben la veracidad de esta información ya que pueden verse en sus dibujos la práctica del polo en la antigüedad.

En cambio, otros historiadores ubican su origen en las tribus iraníes que existieron antes del reinado de Darío I el Grande (521-485 A.C) y la fundación del Segundo Imperio Iraní.

Hakīm Abul-Qāsim Firdawsī Tūsī, uno de los poetas e historiadores más relevantes de la historia persa, ha proporcionado una serie de registros de torneos de polo durante el Siglo IX,. Además, el autor menciona específicamente un partido entre las fuerzas de Turanian y los seguidores de Syavoush, un legendario príncipe persa.

Esta información fue suministrada a través de un poema que relata muy ingeniosamente las habilidades de Syavoush para este juego, y también menciona al emperador Sâpour-II, quien aprendió a jugar al polo con tan solo 7 años de edad.

China también es protagonista en la historia del polo. Allí, era el pasatiempo de los reyes y lo fue durante varios siglos. El deporte llega al país de la mano de la nobleza iraní que se encontraba buscado asilo tras la invasión de su imperio por parte de los árabes. El registro de esta práctica puede encontrarse en una serie de escudos de armas chinos en los que pueden apreciarse tacos de polo.

La época de oro de este juego fue durante la era dorada de la cultura clásica china bajo el Emperador Hsuang-Tung quien desarrollaba todo tipo de actividades ecuestres, y se han encontrado pinturas chinas sobre seda que lo muestran jugando al polo.

En este marco, la relación entre el polo y la nobleza, es una unión que data desde siglos Antes de Cristo y logró instalarse como una práctica vinculada con el alto status social.

¿Cuándo llega el polo a Occidente?

Su escenario es Manipur, un estado al nordeste de la India dónde un representante del gobierno británico se interesó en el deporte, aprendió a jugarlo y además escribió un artículo, que tuvo gran repercusión en su país.

Los ingleses abrazaron el polo, el cuál no sólo practicaban con caballos sino también con elefantes. En 1875 se crea el reglamento dictado por el Hurlingham Polo Association de Londres, que rige hasta el día de hoy. Luego, el polo llegaría a América y tendría un gran desarrollo especialmente, en la Argentina, en dónde se encontraron algunos de los mejores jugadores del mundo. En el país, el primer clásico se desarrollaría en los años ´40 de la mano de dos equipos, El Trébol y Venado Tuerto. Entre 1939 y la década del ´50 los partidos en Palermo desataron grandes pasiones entre los argentinos que colmaban las tribunas de este club hípico. Por ese entonces, la figura más relevante y talentosa fue Carlos Menditeguy, quién no sólo tenía 10 goles de hándicap sino que era un virtuoso en el golf y como corredor de autos.

Argentina es un país protagonista en la práctica de este deporte. En el año 1924, en la olimpiadas de París, el equipo argentino conformado Arturo Kenny, Juan Nelson, Enrique Padilla y Juan Miles ganó la medalla de oro. Además, en Berlín en 1936 la delegación local gana por segunda vez este galardón.

El virtuosismo de los jugadores argentinos persiste hasta el día de hoy, y varias generaciones han comprobado su eficacia. En la actualidad en el mundo sólo 10 jugadores tienen 10 de handicap y 6 son argentinos: Adolfo Cambiaso, Juan Martin Nero, Pablo MacDonough, Gonzalo Pieres Jr., Facundo Pieres y Marcos Heguy.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram