El cuerpo como recurso para el cambio

Experimentar la corporalidad de forma consciente nos posibilita la conexión interna, el autoconocimiento y el desarrollo de habilidades para ser más creativos, flexibles y empáticos.

La práctica del registro corporal y el movimiento es un entrenamiento que habilita la transformación. El cuerpo habla el lenguaje del cambio.

La experiencia consciente del cuerpo permite darnos cuenta de la propia realidad corporal, mental y emocional. Para cambiar una situación hace falta cambiar el propio funcionamiento. Y la práctica propone influir sobre el cuerpo y asi sobre la emocionalidad. Siempre en función a las necesidades de la propia vida, regulando las tensiones corporales, las posturas y los movimientos que desarrollan la flexibilidad y adaptabilidad a cada momento.

El movimiento corporal afecta nuestra biología

Desde las neurociencias hay numerosos estudios que muestran que la práctica consciente del movimiento y regulación de nuestro tono neuromuscular tiene un impacto directo en las conexiones neuronales y nuestro estado psico-emocional. Dependiendo del entrenamiento que tengamos, en el cerebro pueden pasar cosas diferentes al movernos.

Algunos de estos estudios demostraron que en el movimiento libre y creativo corporal:

  • Se incrementa el número de sinapsis neuronales, lo que da mayor plasticidad y claridad mental.
  • Colabora en la solución de problemas en los que hay múltiples alternativas. El pensamiento forma parte del cuerpo tanto como del cerebro, con lo cual entrenar la flexibilidad corporal flexibiliza el pensamiento y las ideas.
  • Facilita la regulación emocional, ya que las emociones se sienten en el cuerpo y a través del movimiento podemos pasar de la tensión a la relajación.
  • Genera sensación de bienestar, relajación, alegría y empoderamiento, debido a que en nuestro cerebro se liberan endorfinas, los neurotransmisores que generan felicidad.

El cuerpo, la emoción y el lenguaje no están separados, con esto podemos afirmar que “como nos movemos pensamos y sentimos”. Buscar el cambio dese el propio cuerpo, pasa a formar a ser otra herramientas para lograr el entrenamiento en la creatividad, la fluidez, la flexibilidad, y así experimentar múltiples formas de afectos sanos, cuidados y vínculos positivos. La mente flexible, fluida, creativa y empatica surge del entrenamiento de un cuerpo flexible, blando, adaptable y abierto. Somos seres integrados, por lo que nuevas maneras de movernos, habilitan nuevas maneras de hacer.

Estas habilidades se pueden desarrollar en procesos de Coaching Ontocorporal Individual y en los talleres de Cuerpo y Movimiento, que se realizan en organizaciones o centros educativos con el propósito de facilitar espacios de conexión y transformación.

Paula Vazquez es Lic. en Marketing y Coach ontocorporal, creadora de ANANTA que inspira transformaciones personales y facilita espacios de conexión. http://ananta.com.ar/

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción