El carnicero cordobés que hizo reír a Paul McCartney

Un insólito homenaje. Le puso de nombre a su local “Paul Mac Carne”. Y el ex Beatle subió la foto del frente de la carnicería a su cuenta de Instagram.

El humor cordobés no tiene límites. Y cautivó hasta al mismísimo Paul McCartney. En su cuenta de Instagram, el ex Beatle publicó una foto del curioso homenaje que le hizo un carnicero de Alta Gracia: le puso "Paul Mac Carne" a su local.

"Un amigo vio esto en sus vacaciones. ¡Qué gracioso! Con amor, Paul", escribió el músico hace dos días en su cuenta de Instagram, en la que tiene 183.000 seguidores. La foto cosechó 18.000 likes.

La imagen del frente de la carnicería había comenzado a circular hace unos días por las redes sociales en Argentina. En ella se ve la marquesina, un divertido homenaje al músico de 72 años, que es vegetariano.

El dueño de "Paul Mac Carne" es Pablo Arana. Lo abrió hace siete meses en la esquina de Hipólito Yrigoyen y Alvear, en la localidad cordobesa. Casado y con tres hijos, Arana desarrolló toda una estrategia de marketing para su carnicería: la publicidad que emite en las radios de Alta Gracia asegura que "así como lo mejor de la música tiene nombre, la carne también".

"Si el verdadero Paul come nuestra carne, seguro deja el veganismo", aseguró a los medios locales el ahora famoso carnicero.

Sin embargo, McCartney sorprendió al mundo –y a su tocayo cordobes– al postear hace dos días la foto del comercio en su cuenta de Instagram: “Un amigo vio esto en sus vacaciones. ¡Qué gracioso! Con amor, Paul”, le dedicó. La foto ya cosechó 18.000 likes.

“Vino una turista extranjera y me contó medio en español, medio en inglés, que la esquina nuestra estaba en Internet. Y después un amigo me dijo que ingresara a Instagram, que Mc Cartney había publicado una foto del local. Pensé que era broma. Pero miré y estaba ahí. Estoy sorprendido por la repercusión”, detalla este cordobés, hincha de Belgrano, seguidor de “La Mona” Jiménez y del mítico cuarteto de Liverpool.

Pablo heredó su gusto por The Beatles de su suegro, Daniel Clemoveki (58), padre de su esposa Carina: “Nosotros se lo contagiamos, yo siempre los escuché por mi papá y Pablo también se convirtió en fan”, confía la esposa del carnicero. “La repercusión es increíble, hoy se vendió toda la carne. Recién mañana vuelve el camión. Lo más pedido fue nuestro corte Paul Mc Cartney que es un costillar, al mediodía ya no teníamos más”, cuenta Pablo.

–¿Fuiste a verlo a Paul cuando vino en 2010 y 1993?–No, no pude, no estaba a nuestro alcance.

Pero hoy es otra la realidad: llovieron pedidos para comprar una franquicia de la carnicería. Y Pablo viajó de urgencia a Córdoba a registrar la marca.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Instagram

Fuente: www.clarin.com