Curiosidades sobre la Navidad

¿Lo sabías?

El primer pan dulce

El primer pan dulce de Navidad se hizo en Milán, el origen del "panettone", es una historia de amor que data del siglo XV. Ughetto degli Atellani era un joven criador de halcones que trabajaba en la corte del duque Ludovico il Moro Sforza (1452-1508) y su esposa Beatriz de Este en la ciudad de Milán.

Ughetto era un hombre solitario y estudioso que guardaba un secreto. Luego de caer la noche, se encontraba a escondidas con el amor de Adalgisa, y entre rincones de la ciudad las prioridades del destino fueron tomando forma de pan.

Los Uguetto desaprobaban sus amoríos, pues la chica era hija de un humilde panadero llamado Tone. Luego de un largo número de infortunios la situación en la familia panadera empeoró. La bella Adalgisa tenía que trabajar doble y hasta altas horas en la noche impidiendo el encuentro con su amado.

El hermano de Adalgisa había enfermado y para completar habían abierto cerca otra panadería que le hacia fuerte competencia. Viendo la tristeza de su amada junto a sus propios anhelos de encuentros frustrados, Uguetto se ofrece como ayudante de pastelero para trabajar en los hornos de la panadería.

Con disposición de ayuda y frenesí amoroso, el joven creativo propone agregar mantequilla a la masa del pan, pero como no había suficiente dinero para comprarla, Uguetto vende un par de halcones y financia la compra de nuevos ingredientes.

De inmediato, este pan atrajo nuevos clientes y el negocio mejoró. Iluminado por la dulce sonrisa en el rostro de su amada, decide agregar azúcar a la preparación.

Es un éxito rotundo que se trasforma en armonía familiar y permite la unión definitiva de Uguetto y Adalgisa. La alegría por la celebración de la boda era tan grande, que da nacimiento a una nueva inspiración en la que deciden agregar a la masa del pan cidra, huevos y frutillas confitadas.

El olor de este nuevo pan era tan delicioso que todo transeúnte quedaba hechizado e irremediablemente cautivado, teniendo que entrar a la cálida panadería a probar el "Pane di Tone".

La tradición de Belén se remonta al año 1223, en una Navidad de la villa italiana de Greccio.

En esta localidad, San Francisco de Asís reunió a los vecinos de Greccio para celebrar la misa de medianoche. En derredor de un pesebre, con la figura del Niño Jesús, moldeado por las manos de San Francisco, se cantaron alabanzas al Misterio del Nacimiento; en el momento más solemne de la misa, aquella figura inmóvil adquirió vida, sonrió y extendió sus brazos hacia el Santo de Asís.

El milagro se había producido ante la vista de todos, y desde entonces la fama de los "Nacimientos" y su costumbre se extendió por todo el mundo. El Papa Juan Pablo II, en 1986, a petición de las asociaciones belenistas de todo el mundo, proclamó a San Francisco de Asís, Patrón Universal del Belenismo.

El origen del pesebre

El buey, símbolo de San Lucas Evangelista, es símbolo de la paciencia y el trabajo. El asno, animal que acompaña a la Virgen en el nacimiento, es símbolo de humildad.

La palabra pesebre se deriva del latín praesepem. Su significado original era "cajón para la comida de los animales".

En la Quebrada de Humahuaca, en Jujuy, Argentina, el primer pesebre lo levantó el misionero Gaspar de Monroy, en 1594, en el Vallecito del Cerro.

Los Reyes Magos

La existencia de tres Reyes Magos data del siglo VI d.C. Melchor, que representa a los europeos, ofreció al Niño Dios un presente de oro que atestigua su realeza. Gaspar, representante de los semitas de Asia, cuyo bien más preciado es el incienso, lo ofreció al Niño como símbolo de su divinidad. Y por último, Baltasar, negro y con barba, se identifica con los hijos de Cam, los africanos, que entregan la mirra, en alusión a su futura pasión y resurrección.

Los restos de los Reyes Magos estuvieron durante trescientos años en Constantinopla, en lo que antes era Bizancio y ahora Estambul, en Turquía. Luego fueron trasladados a Milán hasta 1162, en que el emperador Barbarroja saqueó Milán y entregó los restos de los Reyes Magos al arzobispo Reinaldo de Dassel, quien decidió que dichos restos fueran trasladados a Colonia, Alemania. Los restos de los tres Reyes Magos descansan en un cofre de oro y plata que pesa unos 350 kg, y se halla en una capilla que hizo construir a tal efecto el emperador Carlomagno en Colonia, Alemania.

La primera navidad en América

Según cuenta la historia, el 25 de diciembre de 1492 se celebró la primera Navidad en tierras americanas. Colón realizaba un reconocimiento de los archipiélagos de la zona, cuando una mala maniobra dañó irreparablemente a la carabela "Santa María". Los indígenas le ayudaron a rescatar la carga y a construir un fortín donde quedaría parte de la tripulación. Se utilizaron las maderas del barco para levantar dicho fuerte, y se terminó de construir el 25 de diciembre. Por esa razón se llamó al fuerte "Fuerte de Navidad" (Natividad). Allí celebraron con gran emoción la Navidad de 1492.

Noche de Paz

Cada 24 de diciembre, miles de turistas se trasladan a Oberndorf, cerca de Salzburgo (Austria), donde hace 185 años fue compuesta la canción “Noche de Paz”, quizá el villancico más conocido del mundo.

“Noche de Paz” fue traducida a 330 idiomas; la canción de Navidad austríaca fue creada casi por casualidad, porque se había estropeado el órgano de la iglesia. En 1818, dos días antes de Navidad, el viejo órgano de la iglesia de San Nicolás, la parroquia del padre Joseph Mohr, pasó a mejor vida. Para no decepcionar a sus feligreses, el sacerdote pidió a su amigo Franz Xaver Gruber, maestro y organista del vecino pueblo de Arnsdorf, que compusiera una melodía para un texto de Navidad.

En la misa del gallo de ese 24 de diciembre, Joseph Mohr, cura con voz de tenor y que tocaba la guitarra, y Gruber, que poseía una bella voz de bajo, interpretaron por vez primera en alemán “Noche de Paz”. El hecho era totalmente inhabitual en la época, cuando los textos religiosos se redactaban todavía en latín. Pero Mohr consideraba que una letra simple y comprensiva era lo más adecuado para sus feligreses.

En 1831, un coro que se dedicaba a cantar aires populares tiroleses incorporó el villancico del padre Mohr a su repertorio durante una gira por Prusia. De allí, la canción viajó a Nueva York, donde fue interpretada por un coro tirolés en 1839 pero donde sus autores y su origen permanecieron desconocidos.

Treinta y seis años más tarde, la corte real de Prusia, que buscaba el original de la partitura, consultó al párroco de San Pedro de Salzburgo, quien, para sorpresa general, respondió que Mohr y Gruber, muertos en el anonimato respectivamente en 1848 y 1863, eran los autores del villancico que se había atribuido al compositor austríaco Michael Haydn.

¿Por qué se llama «Misa del Gallo» la misa que se celebra el 24 de diciembre como término de la vigilia de Navidad?

Porque esa misa solía caer «ad galli cantus» al canto del gallo, de donde le quedó su sugestivo nombre que nada tiene que ver con el hecho de que en algunos países acostumbraran comer gallo al horno en la cena de Nochebuena.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción