¿Cuántos caminos nos conducen a Santiago?

¿Conocías el camino de Santiago?¿Cómo llegar?¿Dónde dormir? Una de las experiencias más apasionantes que ofrece Galicia.


Por Valentina Santini
Argentina
Twitter: @ValSantini11

En muchas oportunidades hemos escuchado hablar del famoso Camino de Santiago, pero ¿sabemos realmente qué es? ¿donde queda? ¿cómo llegar o qué necesitamos para hacerlo?

El camino de Santiago es una de las rutas más famosas del mundo y cuyo objetivo es que los peregrinos que la recorren lleguen a la tumba de Santiago Apóstol atravesando los distintos caminos que culminan en Galicia, España, más precisamente en Santiago de Compostela. Tal es así que en el año 2018, 327.378 peregrinos realizaron este viaje, teniendo en cuenta que esta cifra aumenta año tras año.

El camino, cuyo origen tuvo lugar en el siglo IX, ofrece la posibilidad de sumergirse en la historia conociendo y disfrutando cada uno de los puntos que abarca. La idea es que este viaje sea una experiencia nutritiva para el autoconocimiento y no un simple producto de consumo que “está de moda”, además es importante tener en cuenta que este camino no fue realizado por el Apóstol, sino que es la forma de llegar hasta donde descansan sus restos.

Para llegar a destino hay distintas rutas, como por ejemplo el Camino Francés, uno de los más importantes, ya que este fue declarado por la UNESCO como patrimonio mundial. Esta ruta se encuentra a una distancia de 790 kilómetros, compuesto por 32 etapas, comenzando desde la localidad francesa Saint Jean Pied de Port, atravesando lugares como Pamplona, Logroño, Burgos, San Martin del Camino, Ponferrada, entre otros.

A lo largo de este camino, quienes puedan disfrutarlo se toparán con la historia de Carlomagno o El Cid Campeador y podrán hasta descubrir el origen del famoso “Juego de la Oca”. Cabe aclarar, que al ser un camino largo, tanto este como los otros cuentan con establecimientos en donde los peregrinos tienen la posibilidad de descansar, de alimentarse y hasta recibir un masaje.

El segundo camino más utilizado para llegar a Santiago es el Camino Portugués. En este caso, la ruta es más acotada, consta de 5 etapas, comenzando desde Tui, atravesando Mos, Pontevedra, Padrón hasta llegar a destino. La ventaja es que en el medio del trayecto, los peregrinos disfrutan de localidades como O Porriño, Redondela, Arcade, Pontecesures o Milladoiro. A lo largo de este camino, podrán observarse bares repletos de vida nocturna, así como restaurantes, ubicados en un espacio mejor conocido como A Rúa A Raiña. Así como el Camino Francés, el camino -cuyo origen se encuentra en Portugal- está colmado de mitos y leyendas dignos de ser conocidos.

Además de los dos caminos mencionados anteriormente, existen alternativas como el Camino de Santiago del Norte, conocido también como Camino Cantábrico o Camino Alto, peregrinando por la costa astur-galaica, disfrutando de los paisajes del País Vasco, Cantabria, Asturias, y Galicia. Esta ruta no es tan concurrida debido al clima de las zonas que atraviesa, lo cual no significa que realizarla sea una hazaña imposible.

El camino de Santiago del Norte empieza en Irún, el País Vasco, pasando por ciudades como San Sebastián, Bilbao, Santander, Asturias, Gijón, Oviedo, para poder entrar en el Camino Primitivo y así poder llegar a destino. Otra opción que ofrece el Camino Cantábrico es acceder a Galicia por la zona de Avilés y así dirigirse hasta Arzúa, donde se une con el Camino Francés para llegar a Santiago de Compostela.

Uno de los primeros peregrinos que que atravesó esta ruta para llegar a Santiago fue San Francisco de Asís y es por eso que los franciscanos continuaron con la tradición utilizando este camino. Además, la zona en cuestión es fundamental para el asentamiento de distintas órdenes religiosas, la fundación de hospitales, santuarios y montestarios.

Una vez finalizado el Camino a Santiago, más allá de la ruta elegida por los peregrinos, existe la posibilidad de realizar otra ruta cuyo destino es la costa atlántica, este camino es conocido como Santiago Finisterre o Muxía, y se realiza a pie durante 3 o 4 días.

Aunque el Camino de Santiago finalice en la ciudada compostelana, Finisterre es un punto importante al cual asistir ya que en su momento fue considerado el fin del mundo, en donde, por otra parte, se encuentra el Camino de los Faros.

El Camino es algo que requiere de estado físico pero además, lo ideal es recorrerlo en las condiciones climáticas ideales para poder disfrutar el viaje, es por eso que la estación del año que más se recomienda es la primavera, en los meses de Mayo o Junio.

Otro mes recomendado para peregrinar es Septiembre, ya que en invierno sólo algunos logran finalizar el camino y llegar a destino, ya sea por el frío, la lluvia o la nieve.

¿Sólo o acompañado?

Esta es una decisión personal cualquiera sea el fin del viaje. Hay que preguntarse si es con fines espirituales, turísticos, deportivos o culturales. Si la búsqueda de compañía se encuentra relacionada a la seguridad, es importante saber que el índice de peligrosidad es bajo, pero no significa que no sea necesario tomar precauciones, como evitar zonas desconocidas, tener cuidado con la niebla, o la nieve, ya que el camino es montañoso.

Teniendo en cuenta cuales son los caminos posibles para llegar a Santiago de Compostela, las precauciones y las mejores épocas para realizarlo, lo más importante de este viaje es probablemente, disfrutar la experiencia rodeada de cultura e historia que esta experiencia nos ofrece.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram