Conoce los beneficios del DIY en tu salud y descubre cómo iniciar

¿Ya has oído hablar del DIY? Si aún desconoces sobre la existencia de esta filosofía de vida, no te preocupes, nos encargamos de ponerte al día.

El DIY no es más que las siglas de la frase ‘’Do it yourself’’, es decir, ‘’Hazlo tú mismo’’. Se trata de una actividad que fomenta la idea de elaborar objetos con nuestras propias manos. Además, esta corriente se apoya en las tres erres del medioambiente: reducir, reciclar y reutilizar.

Te preguntarás, ¿por qué se ha vuelto tan popular? Y es que, esta corriente aporta diversos beneficios a nuestra salud, tanto física como emocional. A continuación conocerás cómo logra esto:

  • Mejora la autoestima: El crear cosas con las manos y ejercer una tarea con ellas brindan gran satisfacción en quien lo hace, pues nota en sí mismo su capacidad de elaborar algo con su esfuerzo y sobre todo sentirse útiles.
  • Disminuye el estrés: El estrés es uno de los males más comunes en los últimos tiempos. Los trabajos manuales requieren mucha concentración, eso ayuda a distraer la mente de lo exterior, como los quehaceres diarios y más; por ende, estos benefician en la relajación del cuerpo y de la mente.
  • Fomenta la imaginación y memoria: Producir algo necesita de una planificación, un diseño, búsqueda de piezas para el armado y la construcción, todo requiere de un gran proceso mental; lo que ayuda a incrementar la imaginación y mejorar la capacidad de la memoria.
  • Impulsa el aprendizaje: En el caso se los niños los diferentes trabajos caseros contribuyen en el desarrollo de la coordinación motriz, la soltura de sus dedos y sus capacidades para planificar el trabajo.
  • Brinda movilidad a las articulaciones: Cuando alguien realiza una manualidad, está poniendo en movimiento las manos, los dedos y los brazos, eso ayuda a mantenerse activo mental y físicamente. Además, que se mejora la movilidad en los dedos y todas las articulaciones que abarca, por ejemplo, el túnel carpiano que suele endurecerse con facilidad, también los hombros.

¿Cómo empezar?

Ahora que ya conoces todos los beneficios, te explicaremos cómo iniciarte en esta filosofía tan atractiva.

Primero, debes saber que en Internet encontrarás toda la información y tutoriales que necesitas para elaborar un sinfín de proyectos. Busca en las plataformas como Youtube, Instagram o Pinterest usuarios que brinden contenido relacionado a este tendencia, será de gran ayuda.

Una vez que tengas una idea más clara de lo que quieres elaborar, modificar o remodelar, debes ir a comprar las herramientas necesarias. Aunque cada proyecto necesita de diferentes instrumentos, existe un kit básico de bricolaje que te ayudará a elaborar cada uno de ellos.

Martillo: Esta herramienta es imprescindible para fijar clavos o quitarlos de superficies. Existen diferentes tipos: de bola, mecánicos, de perforación. Sin embargo, te recomendamos el martillo de uña.

Taladro: El taladro perfora con gran facilidad materiales duros como metal, piedra o acero. Es la herramienta esencial en un kit de bricolaje ya que además permite desatornillar y atornillar rápidamente y sin esfuerzo.

Llaves allen: Este tipo de llaves sirven para apretar algún tornillo. Si tu idea es montar muebles o crearlos, no puedes obviar esta herramienta en tu lista. Aunque en diferentes establecimientos han modernizado sus procesos y ahora trabajan con otros sistemas que no requieren de esta herramienta, es mejor no arriesgarnos.

Alicate de corte y universal: Son ideales para sujetar objetos pequeños, doblar alambres, apretar tuercas o tornillos.

Serrucho: Te será de gran utilidad cuando realices cortes en transversal o longitudinales en madera. Optar por su versión clásica: universal.

Eso sí, muchas de estas herramientas cuentan con una versión eléctrica que es mucho más práctica y sencilla de emplear. Todo depende de cada persona, lo importante es no caer en la frustración cuando utilicemos herramientas manuales y no veamos resultado rápidos. Recuerda que el DIY tiene como objetivo mejorar nuestro estado de ánimo y salud, no lo contrario.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción