"Con la fuerza de un león"

Daniela Sanguinetti, nos presenta la segunda edición de esta novela de ficción, que conmueve, atrapa y emociona al lector.

Vivimos con la tranquilidad de creer que nuestro tiempo no se acabará jamás, como si tuviéramos un arreglo con el destino que nos permitirá escapar de los imprevistos de la vida… Perdidos en la vorágine cotidiana, sumergidos en nuestras obligaciones, en nuestros problemas, solemos cometer el triste error de descuidar a aquellas personas que más amamos. Hijos, hermanos, padres, amigos… sin darnos cuenta, vamos poniéndolos en la lista de quienes pueden esperar que tengamos tiempo. Ese tiempo de tranquilidad del que nos convencemos que llegará pronto. Pero, ¿qué pasaría si de pronto un revés de la vida, nos arrebata todo cuanto dábamos por sentado?

Son miles de personas las que, a diario, son víctimas de accidentes cerebro vasculares (ACV). Algunas se recuperan satisfactoriamente, a menor o mayor plazo, algunos con secuelas y otros, mas afortunados, regresan a su vida habitual.

Pero otros, como fue el triste caso de Gustavo Cerati, han quedado sumidos en un profundo estado de coma durante años. Para Gustavo, fueron cuatro largos años. Más allá de los esfuerzos de médicos, familiares y la energía de todos aquellos que mantenían la esperanza de verlo volver, la noticia de su fallecimiento, nos golpeó la mañana del 4 de septiembre de 2014.

Me es imposible dejar de pensar en cuantas cosas quedan inconclusas, cuantos momentos postergados, cuantas palabras sin decir…

“Con la fuerza de un león”, un relato en primera persona de un hombre, atrapado en el silencio y la inmovilidad de su profundo estado de coma en el cual, consciente de su alrededor y con sus emociones a flor de piel, atravesará un arduo camino hacia la liberación.

En un pasaje de su libro, la escritora nos revela parte de sus creencias, las que para algunos pueden sonar, utópicas. Ella afirma que es su manera de encontrar, una respuesta, ahí donde el destino ha levantado un muro impenetrable. Ella misma, encuentra consuelo hoy en sus propias palabras, cuando una cruel enfermedad a arrancado de la realidad a uno de los seres que más ama, y busca, día a día, diferentes maneras de conectarse con él corazón de su ser querido.

“(…) Estar en coma es mucho más que estar dormido. Es estar amordazado en un lugar oscuro y frío. Es perder completa la noción del mundo y de uno mismo. Es un paréntesis inmenso de desconcierto mudo que te deja aletargado en el reloj…
Nada es tan devastador como el saberme extremadamente consciente de mi cuerpo dormido, casi inerte, olvidado de sus sentidos. Yo aquí, como mirándolo desde afuera, percibo absolutamente todo lo que me está sucediendo… Estoy acá (…)”

Daniela Sanguinetti, nos presenta, en esta oportunidad, la segunda edición de esta novela de ficción, que conmueve, atrapa y emociona al lector. La autora con esta obra, intenta llenar de palabras aquellos silencios que nos dejan sin respuestas, con el mayor de los respetos y la calidez que la caracteriza, haciendo un homenaje a la memoria de nuestro queridísimo Gustavo Cerati y a todos quienes se encuentren en una situación similar.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción