Cómo desarrollar la generosidad dentro de la empresa

Ayudar a los demás de un modo honesto sin esperar obtener nada a cambio, puede ser un activo invaluable para cualquier organización.

Una persona que practica la generosidad suele ser calificada como generosa; un concepto que procede del latín generosĭtas y que refiere a la inclinación a dar y compartir por sobre el propio interés o la utilidad. Se trata de una virtud y un valor positivo que puede asociarse al altruismo, la caridad y la filantropía.

Por eso es importante comenzar por tener una buena actitud con la vida, para motivar el cambio y ayudar a los demás en lo que necesiten. Ser generoso incentiva a sentirse bien con uno mismo y ser feliz. El sentimiento que proviene de dar y ayudar a los demás, es la propia tranquilidad. Además, la generosidad empieza en la propia familia y es uno de los valores más codiciados y deseados por los padres para ver crecer en sus hijos.

La generosidad es una tendencia natural del ser humano, pero también es algo que se puede trabajar.

Ideas para motivar la generosidad en la oficina:

  1. Todo trabajo personal debe empezar por analizarse a uno mismo, y la generosidad en la empresa no es la excepción. Así que párate a pensar en cómo es tu comportamiento habitual en el trabajo y si hay más actos generosos que podrías realizar.
  2. Empieza por escuchar. La generosidad en la empresa puede empezar por algo tan básico (y tan frecuentemente ignorado) como es la comunicación. En muchas ocasiones nos centramos en lo que queremos decir, en hacer llegar nuestro mensaje, y se nos olvida la otra parte: escuchar. Así que puedes proponerte invertir este patrón y dedicar más tiempo de tus conversaciones a escuchar de verdad a la otra persona y menos a transmitir lo que tú quieres decir.
  3. Crea un sistema de mentores u ofrécete para serlo. La relación profesor-alumno puede ir en ambas direcciones, por ejemplo, el compañero veterano enseña al nuevo los métodos y procedimientos de la empresa y la nueva incorporación al equipo le enseña a ponerse al día con las últimas tecnologías.
  4. Si ocupas un puesto de responsabilidad en la empresa, tu generosidad es la más importante, ya que tienes más poder para cambiar el entorno. Por eso, es fundamental que demuestres esta generosidad a través de pequeños actos y gestos que mejoren el bienestar de tus empleados, sin que estén directamente relacionados con generar beneficios: una clase de yoga gratis a la hora de comer, actividades y retreats, decoración de la oficina... Si les preguntas a tus empleados, seguro que se les ocurrirán un montón de ideas.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram