A veces las empresas corren el riesgo de “morir de éxito”

En los negocios, lo único permanente es el cambio.


Por Omar Romano
:: Europa ::

La mayor parte de las empresas suelen morir por falta de éxito, pero existe también otro ejemplo que habitualmente no se cita: morir de éxito.

De los fracasos también se aprende, es muy importante no pasar por alto experiencias de empresas que en su momento fueron objeto de orgullo y acabaron muriendo de éxito.

Estos ejemplos ilustres nos deben de servir de guía para no olvidar nunca que no debemos perder una visión de futuro y el día en que se pierde, lo mejor, es dejarlo ir.

Tal vez muchos recuerden el caso Kodak, la empresa que dominó la industria de la fotografía durante el siglo XX. Su error es que se centró en proteger el negocio de la película fotográfica obviando las cámaras digitales.

Mientras tanto, Sony, Nikon o Canon se convirtieron en punteros en el mercado digital y Kodak ya nunca pudo recuperarse. En el 2012 se declaró en concurso de acreedores.

Blockbuster la cadena más grande de alquiler de videos llegó a tener, en el año 2004, 60.000 empleados y 9.000 tiendas. Consiguió sobrevivir con éxito a la transición del VHS al DVD, pero no sobrevivió a la llegada de Internet y de competidores como Netflix.

En el año 2010 se declaró en bancarrota.

¿Recetas? innovar, mirar el mercado y estar prontos a cambiar.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram