5 tips para mantener una dieta saludable pese al ritmo de vida

Ese ritmo, que rara vez nos permite hacer una introspección, es un peligrosos camino hacia problemas de salud crónicos, como por ejemplo, la diabetes tipo II.

La vida moderna implica llevar un ritmo que puede parecer insostenible. Entre el trabajo, los más chicos, las salidas, los amigos, la serie, todo insume tiempo y parece que los días son cada vez más cortos. Según advierten muchos especialistas, el ritmo de vida sedentario sumado a una pésima alimentación, es un camino sin dudas a la obesidad o a riesgos a la salud como la hipertensión y otras afecciones graves.

Es que a veces es imposible dejar el auto, los embotellamientos nos obligan a estar horas enteras en la misma posición, sufriendo tensión todo el tiempo. A veces se llega tarde a casa y se termina comiendo lo que hay en la alacena o alguna opción grasosa que nos brindará una sensación de satisfacción temporal, pero que no nos alimentará y muy probablemente sumará grandes cantidades de grasa a nuestro organismo.

En ese ritmo que rara vez permite hacer una introspección, es fácil perder la cuenta de la salud y terminar con problemas crónicos como son la diabetes tipo II, sufriendo de hipertensión o del peligroso síndrome metabólico, que incluye al hígado graso, la hipertriglicemia y el colesterol alto, entre otras enfermedades. Veamos cómo podemos alimentarnos mejor y mantener nuestra salud:

  1. Usar un slow cooker: estas ollas eléctricas permiten regular la temperatura y agregan un temporizador con el que podemos controlar la cantidad de horas que cocinaremos los ingredientes, pero también el tiempo de arranque. De esta forma, podemos dejarla preparada la noche anterior, para llegar a casa al día siguiente y tener la comida lista o en preparación. Ideal para aquellos que tienen una agenda muy apretada y que no saben a qué hora volverán del trabajo.
  2. Snacks en el trabajo: un tentempié es una muy buena opción para no pasar demasiada hambre en el trabajo. Existen opciones muy saludables, hechas con cereal y de bajo contenido de azúcar que nos aportarán buenas cantidades de energía para esos momentos en que nos falta. Las frutas son una excelente forma saludable de conseguir energía, una manzana nos aportará ese “punch” así como una buena cantidad de fibra.
  3. Congelar comida: una buena manera de tener algo fácil de preparar es preparar extra a la hora de cocinar para una noche, congelar los ingredientes y luego agregarlos a,por ejemplo, una tarta de verduras. Sólo es cuestión de juntar todo en la masa, poner en el horno y se hará mientras nos bañamos o hacemos otra actividad.
  4. Comer saludable no significa no pedir comida:existen decenas de opciones saludables en sitios como PedidosYa tales como la sección de ensaladas, para evitar caer en los clásicos que suelen ser platos muy grasosos y que no nos aportarán mucho en términos de nutrientes.
  5. Licuados por la mañana: una excelente forma de empezar el día es prepararse un buen licuado de frutas como puede ser con banana, frutillas y kiwi. No sólo nos aportarán una buena cantidad de energía para afrontar una larga jornada de trabajo, sino que además nos aportarán vitamina C, potasio y otros minerales muy importantes.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción