Viajando por las islas de Sotavento de las Antillas

Seguramente tenemos conocimiento de las Antillas, nombre genérico de un variado grupo de islas situado en el Mar Caribe entre el Norte de Colombia y Venezuela y el Sur de la península de Florida. Las más de 7000 islas se dividen en Antillas Mayores y Menores.


Por Tito Gastaldi
Turismo
:: Argentina ::

Las Antillas Mayores incluyen, dentro de las islas principales a Cuba, Puerto Rico, Islas Caimán, Bahamas, Jamaica, Haití y la República Dominicana. En tanto, en las Antillas Menores se encuentran numerosas islas que se ubican desde el Este de Puerto Rico hasta la costa occidental de Venezuela. Políticamente son muy diversas: hay países independientes, territorios de ultramar de Francia, Holanda, Reino Unido y USA y entidades federales de Venezuela.

A su vez las Antillas Menores agrupan a las islas de Barlovento y las de Sotavento. Las de Barlovento son un grupo de islas que marcan el límite Este del Mar de las Antillas; entre ellas Granada, Martinica, Dominica, Saint Marteen, Trinidad y Tobago. En tanto, las de Sotavento se ubican frente a las costas de Venezuela. Allí encontramos a Aruba, Curaçao, Bonaire y las dependencias federales de Venezuela.

Y tal, como lo indica el título de la nota, haremos referencia a estas islas de Sotavento. Las tres islas recibieron colonización holandesa. Hasta 2010 conformaron las Antillas holandesas junto a Saint Marteen. Desde entonces Aruba, Curaçao y Saint Marteen constituyen países independientes del Reino de los Países Bajos; en tanto Bonaire es un municipio integral del Reino de los Países Bajos.

Pocos meses atrás he visitado las islas de Sotavento: Aruba, Curaçao y Bonaire. Son tres pequeñas islas. La mayor, Curaçao sólo tiene 444 km2 (el doble de la superficie de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires), Bonaire tiene 288 km2 y Aruba tan sólo 180 km2. En estas islas se habla un idioma local llamado “papiamento” que surge de una mixtura del español con afroportugués. También hablan neerlandés, inglés y español.

Curaçao

Tras la llegada a puerto a bordo del Monarch de Pullmantur, realizamos el desembarco y estamos listos para iniciar el recorrido por esta isla caribeña. Nos dirigimos a Atlantis Seaworld Explorer, un semisubmarino que nos permitirá observar el lecho marino y toda su flora y fauna. Este barco, cuyo casco posee ventanillas en su parte bajo nivel de flotación, nos da la posibilidad de observar la vida en el mar en vivo y en directo.

Luego de esta experiencia realizamos un recorrido por Willemstad, la bella capital de la isla, en la que se destacan sus edificaciones multicolores de típico estilo holandés, lo que la llevó a ser declarada Patrimonio Mundial por la Unesco en 1997.

El casco histórico posee dos distritos: Punda y Otrobanda a los que separa la Bahía de Santa Ana. Ésta constituye el ingreso al puerto natural de Schottegat. Sobre la Bahía uniendo ambas orillas se ubican los puentes Reina Emma, un puente flotante que gira cuando resulta necesario para el tránsito de buques. El otro puente que se eleva varios metros sobre el nivel de las aguas, es de concreto y lleva el nombre de Reina Juliana.

En esta isla se encuentra, también, la sinagoga Mikvé Israel – Emmanuel, la más antigua en territorio americano, data de 1651. El antiguo Fuerte Rif, fue convertido en un centro comercial, siendo otro atractivo de la ciudad.

El distrito de Otrobanda (“el otro lado”, en papiamento) es el área más joven y en el que se destacan las actividades culturales.

Las actividades económicas principales giran en torno a la refinería de petróleo que llega desde Venezuela y el turismo. Sus playas de arenas blancas y aguas turquesas son cautivantes. En la isla hay más de 40 playas situadas principalmente en el sector Suroeste ya que están más protegidas de los vientos. Muchas de las playas son privadas, aunque hay algunas de acceso libre. Mambo Beach, es una de las más populares. Y, aunque privada, tiene un costo accesible.

Si bien la mayoría de los turistas que llegan a la isla lo hacen en búsqueda de sus playas en las que también se practica snorkeling y buceo, Curaçao es muy rica culturalmente; hay 55 culturas diferentes conviviendo. El comercio de diamantes y otras piedras preciosas es importante y hay variedad de locales dedicados a ello, con buenos precios debido a la exención impositiva.

El producto gastronómico más importante de la isla es el “licor de Curazao”, el cual se elabora con cáscaras de naranjas amargas originarias de allí. El más reconocido es el Blue Curazao, aunque el color está dado por colorantes y no por una sustancia que cambie su sabor. Hoy existen diversas variedades saborizadas.

Bonaire

Luego de haber visitado Curaçao, nuestro segundo destino fue la isla de Bonaire. Bonieru en papiamento.

Esta pequeña isla es árida con pequeñas elevaciones interiores de unos 200 m. y la presencia de algunos lagos salados. Posee un Parque Nacional de 55 km2 en el que se preservan, fundamentalmente, 195 especies de aves.

En el lecho marino que circunda a la isla hay en algunos sectores rocas, lo cual contribuye a la nitidez de sus aguas, se puede ver claramente hasta 30 metros de profundidad. Ello ha transformado a la isla en un paraíso para los buceadores que acurden desde diversos lugares del mundo. Para la protección de este patrimonio natural se ha creado el Bonaire Marine Park. Los arrecifes de coral son uno de esos patrimonios. La presencia de corales de fuego, que poseen sus bordes blancos con una sustancia muy irritante, hacen que se deba tener precaución y evitar su contacto con la piel.

La población es de tan sólo unas 20.000 personas que viven mayoritariamente en Kralendijk y cuyas principales actividades son la turística y la extracción de sal. Esta última actividad la iniciaron los holandeses que llevaron esclavos negros y blancos para realizar las tareas. Todavía hoy se observan las casuchas en las que estos pobres hombres “descansaban”. Son pequeñas construcciones de paredes blancas y techo a dos aguas negro, de poco más de 1,50 metros de altura y no más de 2,50 m x 1,50 de lado con una mínima abertura de unos 30 x 30 cm a modo de ventana y otro vano también muy pequeño a modo de puerta. En ese espacio mínimo debían pernoctar 5 ó 6 personas por noche, en condiciones infrahumanas. Luego de un período de ocaso, la actividad volvió a retomarse hace poco más de 50 años, en la década del 60.

La nueva explotación la lleva a cabo la multinacional Cargill. Se hace ingresar el agua de mar a unas lagunas donde se la deja cristalizar aproximadamente 4 meses. Durante este proceso las aguas de la laguna toman un color rosado debido a la incidencia de la luz solar. Luego, la sal es removida hacia los costados de estas lagunas donde se observan montañas de blanquísima sal. La pureza de esta sal hace que sólo sea utilizada para consumo humano descartándose otros usos.

Las lagunas o estanques de evaporación sirven para que diversas especies de aves tengan su hábitat allí. Un caso curioso lo constituyen los flamencos rosados quienes pasan sus días allí pero vuelan hasta las muy cercanas costas de Venezuela para pernoctar. Le empresa a cargo de la explotación ha tomado un compromiso de preservación y protección de toda la fauna del lugar.

Lógicamente que además de los lugares para bucear, también hay playas para disfrutar del mar caribeño. Hay hoteles y resorts con playas propias así como otras de acceso público. Coco beach es una de ellas, con un colorido parador de madera que funciona como bar con tragos y sándwiches. Las palmeras cocoteras rodean el lugar. Un bello lugar para relajarse, y dedicarse al “dolcefarniente”.

Aruba

La tercer y última isla visitada fue Aruba, las más pequeña de las islas de Sotavento, aunque no por ello menos hermosa.

Pese a ser la más pequeña y, a diferencia de las 2 anteriores, posee varios centros poblados. La población total ronda los 115.000 habitantes. La capital es Oranjestad que se sitúa en el Centroeste de la isla. Posee construcciones de estilo colonial holandés, aunque en menor medida que en Curaçao, sin embargo, se han realizado recreaciones de este estilo en edificaciones más modernas tales como el Centro Comercial de Royal Plaza y a lo largo de la calle principal, Caya Betico Croes, aunque conocida como Main Street.

En la costa oriental se encontraba uno de los atractivos de la isla, el Puente Natural de unos 30 metros de longitud y casi 8 de altura, conformado por piedra caliza. Se derrumbó una noche años atrás. Hoy sobreviven otros más pequeños en las inmediaciones y pueden observarse los restos del original caído. Los tours llevan a los viajeros hasta el lugar en el que hay una tienda de souvenirs y cafetería que ofrece unos típicos pastelillos de queso.

En el extremo Norte de Aruba se ubica el faro California. Debe su nombre a un barco americano que sucumbió frente a estas costas y razón por la cual se decidió la construcción del mismo.

Sin lugar a dudas el mayor atractivo de la isla son sus playas de finísma arena blanca y las aguas turquesas que llegan a ella. Nadar en las transparentes y cálidas aguas caribeñas es un gran placer.

Panamá

Nuestro próximo destino fue la ciudad de Colón en Panamá. Este país centroamericano es conocido mundialmente por el Canal que permite la comunicación interoceánica.

La obra original se inauguró en 1914 y su ampliación en 2016. En la parte más estrecha del istmo de Panamá se construyó esta gran obra de ingeniería que consta de esclusas, canales y lagos artificiales. Sobre el Atlántico el ingreso se ubica en Bahía Limón, junto a la ciudad de Colón. Las esclusas originales de este sector se llaman “Esclusas de Gatún” y poseen una longitud de aproximadamente 3 kilómetros desde la Bahía hasta el Lago Gatún (que fue creado artificialmente) y eleva los barcos unos 26 metros. Luego éstos continúan navegando en el lago hasta llegar al sector más cercano al Océano Pacífico. Allí se encuentran las esclusas de Pedro Miguel y de Miraflores que hacen descender los barcos hasta el nivel del mar para que éstos puedan salir navegando en este océano en el Golfo de Panamá y viceversa.

A fines del siglo XX se proyectó la ampliación del canal con la construcción de nuevas esclusas de mayor anchura que las originales (denominado “manga” en lenguaje marítimo). Así se construyeron las esclusas de Agua Clara (Atlántico) y de Cocoli (Pacífico).que fueron inauguradas en 2016.

La “manga” (ancho) de las embarcaciones que pueden ingresar al Canal se denomina Panamax para aquellas que son aptas para transitar el canal original y New Panamax para las de mayor tamaño que pueden utilizar la ampliación de 2016.

La utilización del canal es muy intensa, pasan miles de barcos por años, los cuales deben abonar un “peaje” que varía según el tamaño del barco. Los New Panamax tienen tarifa más alta, habiendo llegado hasta más de U$S 300.000. La permanencia de un barco en el canal desde su ingreso en una esclusa, el cruce del lago y su salida por la otra esclusa es inferior a 24 horas.

El canal es administrado actualmente por la Autoridad del Canal de Panamá. Una de las obras de ingeniería más destacadas del siglo XX, tomando en consideración que se inició en las primeras décadas cuando el desarrollo tecnológico no era aún tan importante como lo es ahora.

En las cercanías del Canal se ubica la zona franca de Panamá, una de las mayores del mundo. El amplio sector está delimitado por un cercado perimetral. Dentro de él se encuentran diversos depósitos de grandes dimensiones y también un área comercial organizada en cuadrícula conformando manzanas en las que hay construcciones que albergan a los diversos negocios de los más variados rubros destacándose, entre ellos, los de electrónica y perfumería. Los precios suelen resultar atractivos ya que son libres de impuestos. No existen en el área bares o restaurantes, sólo puestos callejeros donde los trabajadores compran su comida. Tampoco hay sanitarios públicos, salvo en algunos pocos comercios en los que los clientes pueden utilizarlos.

Éste fue el último destino que tocamos en este crucero de Pullmantur a bordo del Monarch, buque insignia de la compañía. Desde allí nos dirigimos a Cartagena de Indias, Colombia. En una próxima nota les comentaré acerca de esta bella ciudad, patrimonio de la humanidad y de Bogotá, capital de este país sudamericano.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram