Ser positivo cambia al cerebro

Ser optimista es una cualidad que ayuda en todo sentido. Además, la ciencia ha demostrado que incide directamente sobre la salud física.

El Dr. Mario Alonso, miembro de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia y de la Academia de Ciencias de New York, ha dedicado gran parte de su trayectoria a tomar conciencia sobre la importancia del optimismo sobre la salud. En este sentido, el especialista ha demostrado a través de diversos estudios que con tan sólo un minuto sostenido en un pensamiento negativo el sistema inmune queda expuesto y en una situación delicada. “Con una actitud positiva el cerebro empieza a cambiar físicamente, se desarrollan nuevas neuronas. Por el contrario, una actitud negativa y pesimista puede dañar el cerebro.”, explica.

- A partir de las investigaciones realizadas por el Dr. Alonso, se ha constatado científicamente que el distrés (sensación de agobio permanente) produce cambios muy sorprendentes en el funcionamiento del cerebro y en la constelación hormonal.

Es decir, tiene la capacidad de lesionar neuronas de la memoria y del aprendizaje localizadas en el hipocampo y afecta la capacidad intelectual ya que deja sin riesgo sanguíneo aquellas zonas del cerebro para tomar decisiones adecuadas. En este contexto, tener una actitud negativa afecta el cuerpo y la mente. Así también, se ha comprobado que las personas más irritables tienen una mayor propensión a tener afecciones cardíacas.

El Dr. Alonso afirma que el pesimismo también incide de manera directa en el ámbito laboral. “Es mucho más difícil para las personas con pensamientos negativos -explica- prosperen en su trabajo. Incluso aquellas con mayor capacidad intelectual y brillantez ven sus posibilidades mermadas por el recelo que genera su negatividad“. Así, las personas sumidas en planteamientos negativos acentúan su aislamiento. En cambio, un buen líder para el especialista es quien afronta situaciones complejas y difíciles con soluciones y respuestas positivas. “Un líder es aquella persona que tiene una visión y hace que las cosas sucedan, un líder inspira a la gente a actuar de manera diferente”, define.

- Alonso destaca además, que una de las principales cualidades de un líder positivo es saber inspirar y transmitir a su prójimo emociones y acciones positivas

“Los profesores y cualquier tipo de líder deben construir emociones positivas en los alumnos y en los equipos. Este proceso positivo construirá su autoconfianza, pieza clave para provocar la motivación interior”, recomienda. Ser positivo mejora la salud física y mental ; crea un circulo virtuoso en el cual la optimización es el parámetro que une las palabras y las acciones de las personas, y este es un hecho comprado científicamente.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Redacción