Presta atención al vencimiento de los alimentos

Hay una tendencia en los consumidores, de no prestar mucha atención a las fechas de caducidad o vencimiento de los alimentos, bajo el argumento que la industria lo hace para protegerse. El consejo: Leer atentamente las etiquetas de los productos.

Existen dos conceptos que el consumidor no siempre tiene claros: la fecha de caducidad y la fecha de consumo preferente. Desapareció la de caducidad en los yogures, un dato poco necesario y confuso que provocaba que se tirara mucha comida en buen estado, y se potenció la fecha de consumo preferente.

Los expertos señalan que la franja de preferencia es sólo el plazo en que el producto conserva sus cualidades deseables de sabor, textura o color, nunca es peligroso comerse algo fuera de esa fecha.

La fecha de caducidad es otra cosa. Todos sabemos que es difícil calcularla y que en muchos casos, con cierto sentido común, podemos llegar a hacer la vista gorda, pero las normas sanitarias están para cumplirlas. No te recomendamos que comas cosas caducadas en ningún caso, pero hoy nos centramos en las comidas y bebidas que nunca debes arriesgarte a tomar pasadas de fecha por ser especialmente peligrosas para la salud.

Huevos

Dicen que se pueden comer tranquilamente si la cáscara no está rota, pero lo ideal y más seguro es tirarlos luego de 28 días. En 2014 la Agencia de Seguridad Alimentaria Europea (EFSA) declaró que, según los estudios, cada semana que pase extra después de la tercera, podría suponer un aumento del 40% en las intoxicaciones por Salmonella.

Quesos

Un clásico de los récords de duración es el queso, pero sólo el curado. Los quesos frescos caducan pronto y no se deben comer una vez vencidos, sino en su momento. Lo positivo es que el queso fresco, suele tener mal gusto cuando se estropea, incluso mezclado o cocinado, así que es difícil fallar si no tienes el paladar muy insensible.

Leches no pasteurizadas

Lo natural está de moda y claramente tiene aspectos positivos, pero para consumir productos de calidad hay que disponer de tiempo libre y gastar un poco más que la media. En el caso de la leche, la pasteurización ha salvado millones de vidas a lo largo de los años. Si no estás seguro, mejor no arriesgarse, o en todo caso, hervirla antes de consumir.

Carne y pescado crudos

Son los más expuestos a los microorganismos más tóxicos, así que sólo se recomienda comprarlos en lugares de confianza, donde sirvan mercadería fresca. Excepto que vayan al freeze, no deberás mantenerlos por más de dos o tres días como máximo.

Hay que tener especial cuidado con el pescado marinado, porqu puede llegar a tener buen gusto y estar intoxicado. No hay que guiarse por las apariencias y se debe tirar sin contemplaciones después de tres días. El olor puede dar más pistas, pero la falta de olor tampoco es señal de que se pueda comer.

Carnes

El pollo, la carne roja y la carne de cerdo (especialmente las salchichas) deben ser bien cocinados. Aunque eso tampoco es 100% seguro, luego de hervir, cocinar o freír no deben ser dejados nunca a temperatura ambiente. Se deben guardar debidamente en el refrigerador por no más de dos o tres días.

Embutidos

Procurar que no pasen abiertos más de una semana, aunque estén bien conservados en frío.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Fuente: El confidencial