La importancia de celebrar y festejar

La vida en sí es una fiesta que merece ser celebrada.


Por Daniel Colombo
@danielcolombopr
Master Coach Internacional

Por más que la vertiginosidad, los cambios y transformaciones permanentes nos hagan pensar que no hay demasiado tiempo para dedicarnos a ello, lo cierto es que en momentos cumbres, hitos y en medio de grandes desafíos, el celebrar y festejar se convierte en una herramienta eficaz para la auto estima, la valoración y la conjunción de almas que transitan juntas esta experiencia humana.

De allí que celebrar constituye una de las principales columnas vertebrales del gozo, la conexión interna y con los demás, y de la dinámica de la plenitud existencial.

El vocablo “celebrar” tiene su origen en el latín “celebrare”, que significa “acción de reunirse”. Más tarde, celebrare se convirtió en “celebritas”, una palabra equivalente a solemnitas, que tiene connotaciones honoríficas y hasta religiosas.

Condicionamientos sociales y culturales

Cuando se proviene de familias sumamente carenciadas y vulneradas, o con historias de violencia y sometimiento, es difícil encontrar el motivo de celebración y festejo. Si de niño no tuviste el amor, cariño, cuidado y compasión por parte de los mayores; si has pasado privaciones; si regalar era para los demás, pero no para ti, es posible que hayas desarrollado internamente un limitante que no te permite disfrutarlo.

Se trata de despertar la alegría que mereces como ser humano. Incluso países muy pobres se caracterizan por trasmutar parte de su pesadumbre y problemas con bailes, fechas especiales, trajes que preparan con mucho esfuerzo y alguna comida especial.

Lo importante es compartirlo, o vivenciarlo íntimamente, aunque siempre poniendo la intención interna de gozo interno y algarabía -a la que no hay que confundir con euforia-.

Por caso, muchas personas se sienten mal internamente cuando alguien quiere invitarlos a una salida, o les hacen un regalo especial; e, incluso, cuando les entregan palabras cálidas de felicitación. Por dentro sienten que no lo merecen.

Un paso relevante en tu desarrollo humano es el aceptar la felicidad y la grandeza de tu ser; y una de las formas de hacerlo realidad es predisponerte de corazón a la oportunidad de celebración.

Las mil formas de celebrar

En el imaginario social, se piensa que se debe contar con un buen soporte económico para celebrar y festejar. Sin embargo, se lo puede hacer sin invertir un centavo, puesto que esto proviene de una actitud interna de gozo, que no necesariamente tiene que ser reafirmada por algo externo.

Las cosas son eso: una extensión de cierto confort o acceso si puedes darte ese placer; lo que verdaderamente cuentan son las experiencias internas.

No es necesario dar una gran fiesta para tu cumpleaños, aunque está excelente que lo hagas si lo sientes y disfrutas. Puedes hacer pequeñas celebraciones cotidianas, íntimas o compartidas, para traer más presente el espíritu festivo dentro de ti.

¿Qué conseguirás? Reconocer tus logos, conectarte y conectar con otros, agradecer, expresar la felicidad del momento, el regocijo por un logro y una base fundamental del equilibrio emocional: activar el centro de recompensa del cerebro.

Recompensas en tu cerebro

El sistema de recompensa del cerebro es un conjunto de estructuras que, a través de los estímulos, vivencias y sensaciones, permite sentirte bien cuando haces ciertas actividades o cambias comportamientos a través de un refuerzo positivo. Este sistema se activa a través de un estímulo exterior. Las conexiones neuronales liberan dopamina y oxitocina a los neurotransmisores, que son las que generan las sensaciones de placer.

El objetivo del centro de recompensa cerebral es que quieras repetir esos comportamientos, para traerlos más a tu vida, tal es el caso cuando comes algo delicioso, o tienes sexo con una gran conexión con las personas, y cuando te premias por un logro o un esfuerzo.

15 formas de celebrar cada día

No es necesario esperar el cumpleaños o un aniversario, o recuperarte de una enfermedad o situación desafiante para celebrar y festejar.

Puedes incorporar estos rituales a tu vida cotidiana, como parte del equilibrio emocional que todos necesitamos. Aquí, diez ideas que pueden ayudarte a empezar ahora mismo:

  1. Prepara la mesa del almuerzo o cena de manera especial.
  2. Pon flores o un toque natural en tu cada.
  3. Escribe una breve nota a alguien importante para ti.
  4. Obsequia una sonrisa a una persona en dificultades.
  5. Pon música agradable cuando en tu entorno hay dificultades.
  6. Escribe tus pensamientos positivos y colócalos a la vista de todos en la familia, el trabajo, los amigos.
  7. Reúne a las tres personas más queridas y hazle saber lo importantes que son para ti.
  8. Disfruta de una ducha caliente y relajante.
  9. Pide a tu persona especial que te de un masaje, y retribúyelo.
  10. Destina tiempo para ti y hacer algo sumamente placentero. Crea el entorno especial para que sea un ritual de celebración contigo.
  11. Planifica un encuentro con uno o dos amigos “todo terreno”.
  12. Mantén presente a tus seres queridos en tus buenos deseos, y brinda por eso.
  13. Reconócete por un proyecto que has logrado, un paso más hacia tu gran meta o un objetivo superado.
  14. Toma consciencia de la línea de tiempo de tu vida; de los aprendizajes, avances y retrocesos. Prepárate algo rico para celebrar esta evolución vital.
  15. Busca una fecha en tu agenda y obsequia todo lo que no utilices. Puedes agregarle una nota especial para que la lea la persona que recibirá esas cosas.

Como observarás, hay múltiples formas de celebrar y festejar cada momento. Encuentra la tuya, y expándela tanto como sientas. Vive una nueva experiencia al compartir con otros, o en la intimidad contigo. Disfrútala y conecta con las sensaciones que te produce. Así podrás tomar consciencia del valor de crear estos hitos especiales de reconocimiento, y estimular el centro de recompensa de tu cerebro.

Daniel Colombo
Master Coach especializado en CEO, alta gerencia y profesionales; conferencista internacional; autor de 21 libros, comunicador profesional.

Más información:
www.danielcolombo.com
Facebook: DanielColomboComunidad
Twitter: @danielcolombopr
Instagram daniel.colombo
Youtube: /DanielColomboComunidad

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram