Cómo armar un guardarropas sustentable en tu hogar

Con sencillos pasos podrás tener un vínculo totalmente distinto con tus prendas y armar tu propio armario más ordenado y sostenible.


Por Barbi Alloatti
@barbialloatti
:: Argentina ::

En tiempos de cuarentena solemos buscar y pensar nuevas actividades para distraernos y hacer que el tiempo pase más rápido. Un buen plan es reorganizar tu armario, pero teniendo en cuenta nuevas ideas que te permitirán relacionarte distinto con la ropa y, además, contribuir a un estilo de vida más sustentable.

Con sólo unos pocos pasos podrás tener un guardarropas eco-friendly que te permitirá ahorrar dinero y tiempo, y también, te ayudará a hacer que la ropa dure más y te relaciones con ella desde un vínculo más ecológico.

¿Cuántas veces usarás esa prenda?

Ordena tu casa para ordenar tu vida

Ordena tu casa para ordenar tu vida

Si queremos tener una organización absoluta y que perdure en el tiempo, lo más importante empezar siendo honestos con nosotros mismos. Es fundamental pensar en términos de prendas que usaremos varias veces y no en vestuarios para una única ocasión si buscamos tener más orden.

Una buena opción es, al momento de hacer una compra, pensar en si esa prenda la usarás por lo menos más de 30 veces. Si sientes seguridad de eso, entonces puedes comprarla. Si por el contrario sabes que usarás ese atuendo para una única ocasión, descártalo.

Es ideal invertir en prendas que usaremos reiteradas veces, y mejor aún si son combinables con otras piezas para evitar gastar de más y no irnos de nuestro presupuesto.

Es indispensable conocerse

Cualquier decisión o cambio de hábito que quieras llevar en tu vida requiere de un previo conocimiento y toma de consciencia. Si te conoces en profundidad sabrás mejor cuáles son tus fortalezas y debilidades a la hora de pensar, elegir y gastar en ropa. Además, este paso también requiere que seas acorde a tu estilo y gustos personales.

Para entender cómo es tu vínculo actual con la ropa, y saber desde dónde estás partiendo para comenzar con esta actividad, responde las siguientes preguntas:

¿Desde qué lugar piensas en comprar la ropa? ¿Por necesidad, por gusto, por acumular?

¿Sientes que tienes que comprar lo último en tendencias? ¿Tienes el mismo estilo de ropa a lo largo de los años y te sientes a gusto con ello?

¿Planificas la idea de ir a comprar ropa o más bien actúas por impulso y gastas cuando no pensabas hacerlo?

¿A veces sientes que gastas más de lo pensado en ropa?

Con esta información, sabrás desde dónde pararte y en qué debes enfocarte al pensar en el rearmado de tu armario. Por ejemplo, si no sueles gastar en ropa y tiendes a repetir las mismas prendas y estilos, entonces es mejor pensar en buscar ropa de buena calidad, perdurable en el tiempo y, de esa manera, contribuir con un estilo de vida más sostenible.

Por el contrario, si tu tendencia es a gastar más de lo pensado y de forma impulsiva, entonces sería bueno que aprendas a observar y planificar tus compras para no excederte del presupuesto y para no acumular prendas en el fondo del guardarropas.

Sabemos que la industria de la moda vive en su mayoría de esas compras impulsivas o de la acumulación de prendas por el hecho de seguir una tendencia pasajera. Es importante que podamos tomar conciencia de eso y aplicar estas reglas para tener un espacio más ordenado y sustentable.

La organización como premisa

Piensa en la mañana, luego de despertarte ¿Te diriges a tu armario y te cuesta decidir cómo vestirte? ¿Pierdes mucho tiempo tratando de encontrar lo que te quieres poner? ¿Incluso ves prendas que te habías olvidado por completo que estaban ahí?

Entonces es hora de pensar en una metodología de organización distinta para tu armario. El orden es clave para ahorrar tiempo y energía cuando tus estantes son totalmente caóticos. Una buena idea es aplicar los métodos de la gurú del orden Marie Kondo. Con sus tips, podrás tener tu guardarropas ordenado de tal forma que ganes espacio y tiempo.

La regla de los cuatro montones

A veces es simplemente más fácil visualizar toda nuestra ropa de a montones y tomar las decisiones adecuadas viendo todas nuestras prendas. Un buen tip es dividir toda la ropa en cuatro categorías distintas.

En el primer montón, apilarás todas las prendas que sabes que te encantan, que repites muchas veces y que son versátiles al momento de usar. En el segundo, pondrás ropa que te sirve y te gusta, aunque no uses tan seguido. En la tercera pila, dispondrás aquellas prendas que no te queda del todo bien, o que tienes que arreglarle algo para volver a usarla. Y en el cuarto montón, pondrás aquellas prendas que sabes que no volverás a usar.

De esa forma, sabes que te quedarás con toda la ropa de la primera categoría. Luego, tómate un tiempo para pensar qué ropas conservas de los montones dos y tres. Todo aquello que quedó en la pila cuatro y que no hayas elegido de las otras, las regalas o vendes.

Vuelve a observar lo que ya tienes

Es claro que la forma más sencilla de tener un estilo más sustentable es reutilizando tus propias prendas. Al volver a usar tu ropa, inevitablemente seleccionarás mejor las nuevas prendas que compres para que combinen con lo que ya tienes.

De esa manera también podrás seguir siendo fiel a tu estilo, no dejándote llevar tanto por los impulsos de las modas y tendencias pasajeras. La reutilización de tus vestuarios ayuda a generar un guardarropas más sustentable y con mayor durabilidad.

En ese sentido, algunas prendas como los jeans se ajustan bien a esta idea que queremos perseguir, ya que su versatilidad y durabilidad son aliados en esta nueva organización más amigable.

Pensar en modo cápsula

Un armario cápsula implica una organización de tus prendas esenciales y básicas según la temporada del año. Puedes elegir entre 30 y 40 vestuarios combinables entre sí para poder armar distintos conjuntos que sean funcionales a la estación en la que te encuentres.

De esta manera, te será aún más sencillo llevar un orden dentro de tu guardarropas. En este punto, de nuevo es importante pensar en prendas que duren en el tiempo, que te permitan armar distintos conjuntos y que tengan cortes y estampados intercambiables.

El armario cápsula obliga a la organización y, muchas veces, al reordenar nuestra ropa encontramos prendas que ya no queremos usar y que podemos regalar o vender. Y, también, el resto de la ropa que no sirve para esa estación, la guardamos en otro lugar para así poder tener más espacio y ganar más tiempo.

¿Por qué no elegir prendas usadas o de marcas sustentables?

Adquirir ropa usada o de segunda mano es una muy buena idea para ayudar a la durabilidad y la sustentabilidad de nuestro nuevo guardarropas. A su vez, las prendas "vintage" son parte de una tendencia que se impone cada vez más y que va de la mano con el reciclaje de viejos estilos y con el ahorro de dinero.

Sin embargo, si tu idea sigue siendo la de comprar prendas nuevas, puedes comenzar a observar si las marcas y empresas textiles están comprometidas con valores sustentables. Afortunadamente, en el mercado hay cada vez más alternativas de firmas que llevan adelante estos valores genuinamente.

Por último, arréglalo, regálalo o véndelo

Al final de todo este proceso, te quedarás con muchas prendas que ya no serán parte de tu armario. Tendrás ropa que ya no te quede, que no te guste, que sepas que no la utilizarás muy seguido o que no es muy versátil.

Para cada una de esas prendas, piensa si puedes repararla y volver a usarla en caso de que te siga gustando. Si no es así, no la deseches. Seguro puedes venderla o, sobre todo, regalarla a gente que verdaderamente la pueda necesitar.

Anímate a emprender esta nueva actividad durante la cuarentena y verás que ganarás tiempo, espacio, dinero, y sin necesidad de dejar tu propio estilo de lado.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram