Coghlan: un barrio del ferrocarril

Barrio pequeño, el 2° más pequeño de la ciudad, pero no por ello deja de ser interesante ya que posee numerosos atractivos.


Por Tito Gastaldi
Turismo
:: Argentina ::

Se puede decir sin temor a equivocarse que este barrio se debe exclusivamente a la expansión de este nuevo medio de transporte en el siglo XIX. Y ello es así dado que lo primero que se construye en este sector de la ciudad es la Estación del Ferrocarril. Recién una vez ejecutada esta obra se lleva a cabo el loteo que conformaré el barrio.

La Estación, perteneciente al FFCC Buenos Aires – Campana, se inaugura el 1° de febrero de 1891 y se le da el nombre de Juan Coghlan en homenaje al ingeniero irlandés que trabajó para la Municipalidad de Buenos Aires y luego para los ferrocarriles ingleses, que había fallecido el año anterior.

Es un barrio pequeño, el 2° más pequeño de la ciudad, rodeado por los barrio de Villa Urquiza, Saavedra, Belgrano y Núñez, pero no por ello deja de ser interesante ya que posee numerosos atractivos entre los cuales mencionaré:

El puente peatonal: la arquitectura funcionalista inglesa puesta de manifiesto en esta obra. Una construcción totalmente realizada en hierro en Glasgow que es traída para ser montado aquí. Originalmente poseía 2 tramos cruzando la playa de maniobras. Hoy es el único cruce peatonal sobre las vías. Desde él se tiene una vista panorámica de la estación y sus alrededores. El puente es uno de los “signos” barriales.

El “obelisco”: a principios del siglo XX, la red de saneamiento y agua potable se va extendiendo por la ciudad y llegan a este barrio en 1914. De a poco desaparecen molinos, aljibes, pozos dejando lugar a cañerías subterráneas que se van extendiendo como una telaraña. Las redes cloacales necesitan ventilación para que los gases que se producen por los procesos de fermentación escapen al aire y dañen las cañerías. Para ello se construyen “torres de ventilación” a fin de que los gases emanen lejos del olfato de las personas. Estas torres suelen tener forma de chimeneas como es el caso de la de este barrio, ubicada en la calle Washington 2944 junto a una casa que durante años fue un depósito de Obras Sanitarias de la Nación. Debido a su altura de 35 metros fue llamada el “Obelisco de Coghlan”.

Hospital Pirovano: debido a varias epidemias que azolaron la zona de Belgrano se hacía necesario contar con un centro de atención médica e internación en el área. En 1894 se coloca la piedra fundamental del nuevo hospital que llevaría el nombre de Belgrano. En 1896 estaba listo para inaugurarse y como poco tiempo atrás había fallecido el Dr. Ignacio Pirovano, un eminente cirujano y se decide dar este nombre al hospital. Desde entonces el Hospital no dejó de crecer siendo hoy un importante centro médico de la zona Norte de la ciudad.

Parroquia Santa María de los Ángeles: en el barrio se instalaron personas de la colectividad italiana y la Orden de los Hermanos Franciscanos Capuchinos llegó para brindarles asistencia espiritual. La imagen de los religiosos ataviados con sus túnicas oscuras ceñidas a la cintura con sogas recorriendo las calles era habitual. En un principio oficiaban misa en la capilla del Hospital Pirovano, en casas particulares y en un pequeño oratorio en cuyo altar había una imagen de Nuestra Señora de los Ángeles. En 1933 se inaugura un modesto templo que siguió ampliándose debido a las contribuciones de los vecinos. En 1940 terminan las obras principales. La iglesia posee una gran cúpula hexagonal coronada por un cupulín con 4 pináculos con las mismas medidas que las de la primitiva iglesia homónima de Asís, Italia.

Villa Roccatagliata: en 1900 cuando el barrio recién comenzaba a tomar forma, el señor Juan Roccatagliata, propietario de la Confitería El Molino adquiría un terreno aquí y construía en él su residencia familiar. La casona, de estilo italianizante y de la que se desconoce su diseñador decayó notablemente con el paso de los años llegando a instalarse en ella un supermercado y una estación de servicio en sus jardines. Pese a ello, la imponente casona resistió y ya en el siglo XXI una constructora propuso rescatarla construyendo 2 torres de departamentos en sus jardines. La obra estuvo detenida 3 años x diversos amparos pero, finalmente, la Justicia porteña habilitó la construcción desconociéndose el destino final que tendrá la villa en sí, que estará “atrapada” entre 2 grandes edificios.

Éstos son sólo algunos ejemplos de edificios y sitios de valor patrimonial que el barrio posee, tales como: la Usina de la vieja estación, el club El Tábano, la casa de Ladislao Biró, el inventor de la birome, el colegio Santa Clara o la ex fábrica Sedalana la que en 1934 fue sobrevolada por el Graff Zeppelin ya que varios operarios de la misma eran de origen alemán. Y otro dato curioso e interesante de este barrio: en su vieja Estación funciona la biblioteca Bartolomé Mitre, fundada por la Asociación Amigos de la Estación Coghlan siendo la única en el mundo en una estación ferroviaria.

Esperando hayan disfrutado los espero la próxima para seguir descubriendo otros interesantes lugares de esta bella ciudad.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram