Bases del acuerdo comercial entre la Union Europea y el Mercosur

El 28 de junio de 2019, la Unión Europea y Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, países miembros del Mercosur, concluyeron unas largas negociaciones sobre un histórico acuerdo comercial. No será un camino fácil, pero el acuerdo existe y será responsabilidad de las partes el poder avanzar.


Por Omar Romano
:: Europa ::

El actual comercio bilateral de la UE con el Mercosur ya totaliza 88.000 millones de euros anuales en el caso de las mercancías y 34.000 millones de euros en el caso de los servicios. La UE exporta mercancías al Mercosur por un valor de 45.000 millones de euros anuales e importa productos del Mercosur por casi el mismo valor (43.000 millones de euros).

En cuanto a los servicios, la UE exporta más del doble de lo que importa: las empresas de la UE prestan servicios a clientes en el Mercosur por un valor de 23.000 millones de euros, mientras que las empresas de países del Mercosur hacen lo propio con clientes de la UE por un valor de 11.000 millones de euros.

Las empresas de la UE se beneficiarán de un acceso privilegiado a un mercado de más de 260 millones de consumidores. Los exportadores de la UE se beneficiarán de reducciones arancelarias progresivas que, con el tiempo, supondrán para las empresas europeas un ahorro anual de más de 4.000 millones de euros.

Eliminación de los derechos de aduana

Con el tiempo, el acuerdo eliminará los derechos sobre el 91 % de las mercancías que las empresas de la UE exportan al Mercosur. Los países del Mercosur eliminarán derechos elevados sobre productos industriales, como por ejemplo:

  • automóviles (gravados actualmente al 35 %)
  • piezas de automóviles (gravadas entre un 14 y un 18 %)
  • maquinaria (gravada entre un 14 y un 20 %)
  • sustancias químicas (gravadas hasta un 18 %)
  • prendas de vestir (gravadas hasta un 35 %)
  • productos farmacéuticos (gravados hasta un 14 %)
  • zapatos de piel (gravados hasta un 35 %)
  • productos textiles (gravados hasta un 35 %)

El acuerdo también eliminará progresivamente derechos sobre exportaciones de alimentos y bebidas de la UE, como:

  • vino (gravado actualmente al 27 %)
  • chocolate (gravado al 14 %)
  • whisky y otras bebidas alcohólicas (gravados entre un 20 y un 35 %)
  • galletas (gravadas entre un 16 y un 18 %),
  • melocotones en conserva (gravados al 55 %)
  • bebidas sin alcohol (gravadas entre un 20 y un 35 %)

El acuerdo eliminará también los derechos de importación sobre el 92 % de las mercancías que el Mercosur exporta a la UE.

Seguridad alimentaria y salud animal y vegetal

El ambicioso capítulo sobre medidas sanitarias y fitosanitarias (MSF), que abarca la seguridad alimentaria y la salud animal y vegetal, mantendrá nuestras normas más estrictas. Ninguna disposición del acuerdo cambia el modo en que la UE adopta y hace cumplir sus normas de seguridad alimentaria, ya sea respecto a productos de producción interna o respecto a productos importados.

El acuerdo también respalda explícitamente el «principio de precaución», lo que significa que las autoridades públicas tienen derecho legal a actuar para proteger la salud humana, animal o vegetal, o el medio ambiente, frente a un riesgo percibido aun en el caso de que el análisis científico no sea concluyente.

La UE y el Mercosur reforzarán su labor conjunta en materia de medidas sanitarias y fitosanitarias, a fin de garantizar una rápida intervención en situaciones de emergencia relacionadas con las importaciones y exportaciones de productos agrícolas y pesqueros. Esta cooperación incluirá, entre otras cosas, una mayor transparencia, un intercambio rápido de información y consultas técnicas, cooperación bilateral e internacional en ámbitos clave, controles oficiales y certificación, así como controles de las importaciones en frontera.

Protección del medio ambiente y condiciones laborales

El acuerdo incluye un capítulo dedicado al desarrollo sostenible que abordará cuestiones como la gestión y la conservación sostenibles de los bosques, el respeto de los derechos laborales y la promoción de una conducta empresarial responsable. También ofrece a las organizaciones de la sociedad civil un papel activo en la implementación del acuerdo, incluida cualquier preocupación medioambiental.

El acuerdo también proporcionará un nuevo foro para colaborar estrechamente en un enfoque más sostenible de la agricultura.

A través de este acuerdo, la UE y el Mercosur también se comprometen a implementar de forma efectiva el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático. El texto del acuerdo alcanzado hoy hace referencia explícita al Acuerdo de París y las dos partes se comprometen a luchar contra el cambio climático y a trabajar por una transición hacia una economía sostenible y con bajas emisiones de carbono. Esto incluye, entre otras cosas, un compromiso para hacer frente a la deforestación. El acuerdo incluye un conjunto de compromisos vinculantes para proteger el medio ambiente sobre la base de acuerdos medioambientales multilaterales, como la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), el Convenio sobre la Diversidad Biológica, las medidas de gestión de la pesca de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y los acuerdos regionales para la gestión de la pesca.

El acuerdo también incluye la obligación de implementar eficazmente las normas fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo que abarcan cuestiones como la libertad de asociación, el derecho a la negociación colectiva, la eliminación de toda forma de trabajo forzoso u obligatorio, la abolición del trabajo infantil y la no discriminación.

Ambas partes se comprometen a no apartarse de la legislación laboral y medioambiental y a hacerla cumplir eficazmente en todo momento, a fin de fomentar el comercio o la inversión y promover una conducta empresarial responsable y la responsabilidad social de las empresas, en consonancia con los principios y las directrices de las Naciones Unidas y la OCDE.

La parte del acuerdo relativa al comercio y al desarrollo sostenible contará con normas claras y sólidas, e incluirá un mecanismo para la evaluación independiente e imparcial de estas cuestiones por un grupo especial de expertos.

Comercio en el sector de servicios y establecimiento

Cada año la UE exporta más de 20.000 millones de euros en servicios a países del Mercosur.

El acuerdo hará que las empresas de la UE presten sus servicios más fácilmente en el mercado del Mercosur, que experimenta una rápida expansión, y ofrecerá nuevas oportunidades de inversión a través del establecimiento tanto en el sector de servicios como en el sector manufacturero. También garantizará unas condiciones de competencia equitativas entre los prestadores de servicios de la UE y sus competidores en el mercado del Mercosur.

Entre los servicios abarcados figura una gran variedad de sectores y existen disposiciones reglamentarias sectoriales para los servicios postales y de mensajería, las telecomunicaciones y los servicios financieros.

El acuerdo también contiene disposiciones avanzadas sobre la circulación de profesionales con fines empresariales, como directivos o especialistas que las empresas de la UE desplacen a sus filiales en países del Mercosur.

Comercio electrónico

El acuerdo contiene normas generales relativas al comercio electrónico, cuyo objetivo es eliminar obstáculos injustificados al comercio por vía electrónica, aportar seguridad jurídica a las empresas y garantizar a los consumidores un entorno en línea seguro en el que sus datos estén protegidos de forma adecuada.

Contratación pública

Por primera vez los países del Mercosur abrirán sus mercados de contratación pública. Las empresas de la UE podrán participar en licitaciones de contratos con autoridades públicas, como ministerios del gobierno central y otras agencias gubernamentales y federales, en pie de igualdad con las empresas de los países del Mercosur.El acuerdo comercial también hará más transparente el proceso de licitación. Cada país del Mercosur ha acordado publicar en línea, en un único punto de acceso nacional, los anuncios de licitación correspondientes a la contratación cubierta por el acuerdo.La UE ha ofrecido a los proveedores del Mercosur un acceso recíproco al mercado de contratación pública de la UE a nivel central, es decir, a la contratación pública por las instituciones de la UE y por los poderes adjudicadores de la administración central de cada Estado miembro de la UE.

Derechos de propiedad intelectual

La UE y el Mercosur reconocen que la protección de los derechos de propiedad intelectual y los secretos comerciales es importante para fomentar la innovación y la creatividad, así como para garantizar que sus respectivas industrias sigan siendo competitivas. El acuerdo incluye disposiciones sólidas en materia de derechos de propiedad intelectual sobre derechos de autor, marcas comerciales, dibujos o modelos industriales, indicaciones geográficas y variedades vegetales. La sección sobre derechos de propiedad intelectual también incluye disposiciones exhaustivas sobre la protección de los secretos comerciales.

Indicaciones geográficas

La UE es un productor importante de alimentos y bebidas regionales característicos y de alta calidad, como el jamón de Parma, el champán, el oporto y el whisky irlandés. Estos productos gozan de un estatuto especial; sus denominaciones son «indicaciones geográficas» protegidas.En virtud del acuerdo, el Mercosur protegerá unas 350 indicaciones geográficas europeas correspondientes a vinos, bebidas alcohólicas, cervezas y productos alimenticios. La UE protegerá también la denominación de productos tradicionales del Mercosur como la cachaza (aguardiente brasileño) o el vino de Mendoza, Argentina.

Reglamentos técnicos y normas

Los distintos reglamentos técnicos y normas sobre productos en otros mercados pueden constituir un gran obstáculo para los exportadores, ya que las diferencias imponen costes adicionales para el cumplimiento.El acuerdo promueve la transparencia y el uso de normas internacionales para facilitar el acceso a los mercados, salvaguardando al mismo tiempo los niveles de protección que cada parte considere adecuados. También será más fácil para las empresas demostrar el cumplimiento de las normas y los reglamentos, en particular mediante el reconocimiento por los países del Mercosur de las pruebas de conformidad de los productos de la UE que se realizan en determinados sectores de la Unión.

Acceso más fácil a las materias primas y a sus componentes

El acuerdo también ofrece a las industrias de la UE y del Mercosur un acceso más fácil a materias primas y componentes de alta calidad, a fin de impulsar su competitividad. El acuerdo reducirá o eliminará los derechos que el Mercosur impone actualmente a las exportaciones a la UE de productos como cueros y pieles (que son materias primas clave para la industria del cuero de la UE) o de productos de soja (que son materias clave para la alimentación del ganado de la UE). El acuerdo prohíbe también requisitos en materia de precios de importación y exportación, así como monopolios de importación y exportación.

Pequeñas y medianas empresas

La gran mayoría de las empresas, tanto en la UE como en el Mercosur, son pequeñas y medianas empresas (pymes) y el acuerdo abordará sus necesidades específicas. El acuerdo exige, en particular, a ambas partes que faciliten información sobre acceso a los mercados en un sitio web específico para pymes, y crea un «coordinador para pymes» en cada parte para cooperar en la determinación de las formas en que estas empresas pueden beneficiarse de las oportunidades que ofrece el acuerdo.

Mecanismo bilateral de salvaguardia

El acuerdo incluye un mecanismo bilateral de salvaguardia. Permite a la UE y al Mercosur imponer medidas temporales para regular las importaciones en caso de aumento imprevisto e importante de estas, que cause o amenace con causar un perjuicio grave a su industria interna. Estas salvaguardias también son aplicables a los productos agrícolas.

Transparencia

Las negociaciones entre la UE y el Mercosur comenzaron en el 2.000, sobre la base de un mandato aprobado por unanimidad por los Estados miembros de la UE. En plena consulta con los Estados miembros de la UE, la Comisión ha ido adaptando progresivamente la posición negociadora de la UE a la evolución de la política comercial de la UE a lo largo de los años.Durante las negociaciones, la Comisión ha garantizado la plena transparencia y ha mantenido informados de cada etapa del proceso a los Estados miembros de la UE y al Parlamento Europeo. Asimismo, ha debatido las negociaciones en curso con la sociedad civil.La Comisión ha publicado en línea los documentos de negociación y los informes de las rondas de negociación. La transparencia seguirá siendo la prioridad de la Comisión en el proceso de finalización de cualquier trabajo técnico sobre el proyecto de acuerdo y en la preparación de las propuestas de la Comisión de Decisión del Consejo y del Parlamento relativas a la firma y a la ratificación.

Participación de la sociedad civil

El acuerdo confiere a la sociedad civil un papel en su implementación, especialmente en cuanto a las disposiciones sobre comercio y desarrollo sostenible. La UE y el Mercosur mantendrán informados a las organizaciones patronales y de trabajadores, a las organizaciones empresariales, a los grupos de interés medioambiental y a otras partes sobre la forma en que implementan el acuerdo. Tanto a nivel nacional como en un foro conjunto creado a tal efecto, estos grupos de la sociedad civil podrán expresar sus opiniones y contribuir a los debates sobre cómo se está implementando la parte comercial del acuerdo.

Ejecución del acuerdo y solución de diferencias

El acuerdo establece un mecanismo justo, eficaz y efectivo para resolver las diferencias que puedan surgir en relación con la interpretación y la aplicación de sus disposiciones. Dicho mecanismo incluye, entre otras cosas, expertos independientes y las garantías procesales y la transparencia debidas que traen consigo las audiencias abiertas, la publicación de las decisiones y la posibilidad de que las partes interesadas presenten sus opiniones por escrito.El mecanismo garantizará que la UE y el Mercosur cumplan plenamente sus obligaciones en virtud del acuerdo para que las empresas, los trabajadores y los consumidores puedan disfrutar de sus beneficios.

Próximas etapas

Partiendo de este acuerdo de principio, las partes procederán a la revisión jurídica, a fin de redactar un texto definitivo del acuerdo. A continuación, la Comisión traducirá el texto a todas las lenguas oficiales de la UE y presentará el acuerdo para su aprobación por el Consejo y el Parlamento Europeo.

Fuentes propias y de ec.europa.eu

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram