Autoestima: ¿demasiado baja o correcta?

La autoestima está determinada por tus pensamientos, relaciones y experiencias. Los beneficios de tener una opinión saludable de uno mismo.

La autoestima es tu opinión general sobre ti mismo: cómo te sientes acerca de tus habilidades y limitaciones. Cuando tienes una autoestima saludable, te sientes bien contigo mismo y te ves merecedor del respeto de los demás. Cuando tienes baja autoestima, le das poco valor a tus opiniones e ideas. Podrías preocuparte constantemente de no ser lo suficientemente bueno.

Aquí le mostramos cómo saber si su autoestima necesita un impulso y por qué es importante desarrollar un sentido saludable de su propio valor.

Factores que dan forma e influyen en la autoestima

La autoestima comienza a formarse en la primera infancia. Los factores que pueden influir en la autoestima incluyen:

  • Tus pensamientos y percepciones
  • Cómo otras personas reaccionan ante tí
  • Experiencias en el hogar, la escuela, el trabajo y la comunidad
  • Enfermedad, discapacidad o lesión
  • Los años
  • Rol y status en la sociedad
  • Mensajes de medios

Las relaciones con tus seres queridos (padres, hermanos, compañeros, maestros y otros contactos importantes) son importantes para tu autoestima. Muchas creencias que tienes sobre tí hoy reflejan los mensajes que has recibido de estas personas a lo largo del tiempo.

Si tus relaciones son sólidas y generalmente recibes comentarios positivos, es más probable que te consideres valioso y tengas una autoestima más saludable. Si recibes comentarios negativos, críticas, burlas o menosprecio de parte de otros, probablemente tu autoestima sea baja.

Las experiencias y relaciones pasadas no tienen que definir tu presente y futuro. Quizás tus propios pensamientos tengan el mayor impacto en tu autoestima, y ​​estos pensamientos están bajo tu control. Si tiendes a concentrarte en tus debilidades o defectos, trabajar en cambiar eso puede ayudarte a desarrollar una visión más equilibrada y precisa de ti mismo.

Rango de autoestima

La autoestima tiende a fluctuar con el tiempo, según sus circunstancias. Es normal pasar por momentos en que te sientes mal contigo mismo y momentos en que te sientes bien contigo mismo. En general, sin embargo, la autoestima se mantiene en un rango que refleja cómo te sientes sobre ti mismo en general y aumenta ligeramente con la edad.

Cómo reconocer los extremos de tu autoestima:

  1. Baja autoestima. Le das poco valor a tus opiniones e ideas. Te enfocas en tus debilidades y fallas percibidas y otorgas poco crédito a tus habilidades y activos. Crees que otros son más capaces o exitosos.Es posible que tengas dificultades para aceptar comentarios positivos. Podrías temer al fracaso, lo que puede impedirte tener éxito en el trabajo o en la escuela.
  2. Autoestima saludable. Cuando tienes una autoestima saludable significa que tienes una visión equilibrada y precisa de ti mismo. Por ejemplo, tienes una buena opinión de tus habilidades, pero reconoces tus defectos. Jactarse y sentirse superior a los demás no es señal de una sana autoestima. Es más probable que sea la evidencia de inseguridades y de una baja autoestima.

Beneficios de una autoestima saludable

Cuando te valoras y tienes una buena autoestima, te sientes seguro y valioso. En general, tienes relaciones positivas con los demás y te sientes seguro de tus habilidades. También estás abierto al aprendizaje y la retroalimentación, lo que puede ayudarte a adquirir y dominar nuevas habilidades.

Con una autoestima saludable eres:

  • Asertivo al expresar tus necesidades y opiniones.
  • Confiado en tu habilidad para tomar decisiones.
  • Capaz de formar relaciones seguras y honestas, y es menos probable que permanezcas en relaciones poco saludables.
  • Realista en tus expectativas y menos propenso a ser excesivamente crítico contigo mismo y con los demás.
  • Más resistente al estrés y a los contratiempos.

La autoestima afecta prácticamente todas las facetas de tu vida. Mantener una visión saludable y realista de ti mismo no se trata de "tocar tu propia bocina". Se trata de aprender a quererte y respetarte a ti mismo, con lo bueno y lo malo de cada uno.

¿Te gustó? ¡ Compártelo !

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Fuente: Mayo Clinic