Dante Zavatarelli: "La docencia es una prolongación de la actividad periodística"

A los 79 años, dirige la Tecnicatura en Periodismo del "Instituto 20 de Junio". La experiencia de un periodista de raza que se reinventa día a día, al servicio de la docencia.


Siempre elegante, al frente del Instituto 20 de Junio de San Isidro.


Por Martín Leonetti

 

Periodista, director técnico de fútbol y escritor. Participó en programas periodísticos deportivos en radio, televisión y como columnista en medios gráficos. Se destaca por su amplio conocimiento en variadas disciplinas deportivas. Eso le permitió cubrir campeonatos sudamericanos, panamericanos, mundiales de fútbol y juegos olímpicos. A los 79 años, dice que "nunca hay que dejar de aprender". Por eso sigue capacitándose en tecnología, dos veces por semana. Actualmente es Rector de la Tecnicatura en Periodismo del Instituto 20 de Junio, en San Isidro.

Dante Aldo Zavatarelli es el protagonista de esta entrevista

¿Estudió tres carreras universitarias?

Sí, pero no me recibí en ninguna, soy un vago consuetudinario.

Pero le sirvió para construir su carrera de periodista.

No me cabe ninguna duda. Lo poco que soy hoy, lo soy en razón de todo lo que he aprendido. Y he aprendido medicina, abogacía y sociología, porque en esas carreras tengo materias aprobadas. No me recibí porque nunca tuve "hambre", la verdad es esa.

De todos modos es una experiencia de vida.

Lo único que lamento, a la luz del paso del tiempo, es no haberle dado la alegría a mis viejos, de darles un título.

Sus padres seguramente estarían muy contentos con quién es hoy usted.

Sí, pero no tengo ningún título universitario, ¿no? Yo soy un periodista que abarcó en general, la especialidad en Periodismo Deportivo. Porque verdaderamente, es lo que en el país da más dinero. Es la posibilidad mayor que uno tiene de insertarse profesionalmente en lo que es la vocación.

También se lo reconoce como un excelente relator y comentarista de boxeo.

He hecho todos los deportes, también boxeo, pero no soy especialista en boxeo. Las últimas tres participaciones mías en radio, hace unos pocos meses, fue comentando boxeo, pero no ha sido mi fuerte. Yo mas bien, me desempeñé mucho más con el fútbol, como superando a las otras disciplinas.

¿Cómo fueron los comienzos, en La Oral Deportiva?

Mi padre, Aldo Zavatarelli, estaba con Edmundo Camagnale, el conductor del programa. Década del 40, del 50. Era un periodismo distinto, casi un hobbie. Cada uno de esos muchachos que hacían la edición de La Oral Deportiva, no vivía del periodismo, sino de su otro trabajo. Después la cosa cambió de medio a medio. Yo tuve la suerte después, de trabajar también en la misma audición, que había integrado mi viejo.

Con José María Muñoz.

Sí, entre otros. El era el director de deportes.

La famosa anécdota del "intruso en la cancha", ¿es verdad o es un mito?

No, esa es una adaptación que hizo "El Gráfico" de un episodio bastante gracioso. Muñoz me preguntaba a mí "¿quién es ese de piloto que está dentro de la cancha?". Y yo no le podía decir, porque era un productor de televisión. En aquel momento recién se televisaban los partidos y él creía que nos iba a sacar audiencia. Entonces yo contestaba con evasivas, lo mismo que me decía él. Era gracioso. Después la revista El Gráfico, en una página de humor, que se llamaba "Jugo del fútbol", refirió parte del diálogo y al final ponía como que yo le decía "soy yo, Muñoz".

En su paso por la televisión, se lo recuerda principalmente en "Todos los Goles" (Canal 9), una de las emisiones más vistas de los domingos. ¿Cómo era ese desafío de emitir los goles de todos los partidos de la fecha, sin la tecnología que existe hoy?

¡Enorme! Yo estaba trabajando en Canal 9, haciendo un programa con Orlando Marconi, "A toda tarde". En ese tiempo había interventor. De la intervención me llamaron a ver si yo quería hacer un programa deportivo. Entonces presenté un proyecto para hacer un doble programa los domingos, de 12 a 1 del mediodía y de 9 a 10 de la noche. Con el compromiso de que, al hacer el análisis de los partidos que habían de jugarse después -en ese entonces se jugaban todo el domingo- uno se comprometiera también a dar fundamentos. Por ejemplo, jugaban Chacarita y Boca y uno decía: "va a ganar Chacarita, pero ¿por qué va a ganar Chacarita? Bueno, por estas cuestiones..."

Había un estudio previo del modo de juego de cada equipo, ¿no?

Claro. Nos ponía a jugar a cada uno con nuestro conocimiento. Después podía ganar Boca 5 a 0 o Chacarita 5 a 0. Pero uno por lo menos iba a tener el resultado de que "¿vieron lo que yo les dije a la mañana, que Chacarita iba a plantear un seguimiento particular de este jugador?"... Lo hizo. Lo demás salió mal, ¿comprendés? Ese era mi proyecto, pero bueno, no cuajó o no había espacio. Y entonces me dijeron de hacer un programa a la noche nada más. Y ahí se me ocurrió esta quimera de hacer "todos los goles de la fecha". Costaba "una amígdala y parte de la otra".

Además emitían los goles de muchos equipos del interior que jugaban en Primera.

Claro. Y mucha gente todavía me dice: "estamos esperando que dijera cuando va a venir el partido de Tucumán..." y después no llegaba nunca. Y a veces no se llegaba. Ese fue un gran trabajo que hicieron los productores, que eran los que hacían el contacto con todo el interior para que les mandaran el material y en general teníamos todos los partidos de la fecha.

Un trabajo de edición contrarreloj.

No tanto. Nosotros, a las canchas cercanas de Capital, mandábamos un camarógrafo -hasta que vino Torneos y Competencias y lo prohibió- así que en general el trabajo era más fácil porque el camarógrafo ya sabía lo que tenía que tomar, además era un hombre de fútbol. Pero cuando venía del interior, por ahí venían 10 jugadas y una del de Capital. Y resulta que el de Capital ¡había ganado 5 a 0!

¿Cómo pasó a la etapa actual como docente y rector de la carrera de periodismo?

Hace 15 años que soy docente. Dí clases en River, en Crónica, en Vélez y acá en el Instituto 20 de Junio. Cuando me ofrecieron la posibilidad de ser Rector de la carrera, tuve que dejar Crónica y River. Sigo en Vélez un solo día, los martes a la noche. Acá no puedo dictar materias por mi calidad de rector. Porque sino sería juez y parte. El rector debe controlar cómo se dan las materias.

¿Cómo es dirigir una carrera en un lugar con tanta historia y trayectoria como el "20 de Junio"?

Todo es más simple. Primero, vos podrás ver las instalaciones. Además tiene lo más importante para la carrera, que es el estudio de radio y TV de última generación. Esta gente (NDR: el Centro Cultural Italiano -CCI- adquirió el instituto, que estuvo a punto de cerrar en 2016) ha invertido mucho, mucho dinero. Para que los estudiantes y los profesores, tengamos todos los medios como para mejorar la calidad educativa. Y rescato una particularidad; acá en general, los que dictamos cada una de las cátedras de la carrera, somos periodistas. Entonces el periodista tiene una manera distinta, más cercana, más próxima, de hablar con el estudiante, respecto del docente. No quiere decir que los docentes no lo hagan y está bien que lo hagan así; porque ellos están formando educandos. Nosotros acá estamos formando periodistas. Entonces, en la medida que usemos la jerga periodística, los pibes ya se van contactando mucho más cercanamente con lo que es la profesión. Eso es lo que yo creo que distingue a este instituto, respecto de otros. Los chicos se dan cuenta de esa diferencia.

¿Cómo se le "llega" a los jóvenes hoy en día, hiperconectados y tan metidos en internet? ¿Cómo se les dispara la curiosidad necesaria para el periodismo? ¿Cómo se construye ese puente cultural y generacional?

¡Vos no sabés lo que me cuesta! (risas) Yo no soy de la generación de la computadora. Estoy todo el día con la computadora, pero no entiendo la totalidad de lo que ofrece. Ahora estoy haciendo acá un curso. Quinta y sexta del lunes, voy con Puntanelli -uno de los profesores- para hacer todo eso que es web, ¡esa nomenclatura!... (risas) ¿Sabés quién me salva en casa muchas veces?, mi nieto que tiene 12 años.

Y, ellos son nativos digitales.

Todo de taquito lo hacen. Y lo que no puede entender porque es chiquito; él hace "tiqui tiqui", y con el mouse "ta ta ta" ¡y me arregla todo! Y yo le digo: "pará un cachito, ¿después de esto qué tengo que hacer?"

Quizá lo más valioso y enriquecedor de ese puente cultural es que sean justamente, experiencias complementarias.

Es verdad, bien o mal, yo les doy algo que los chicos no tienen y que se van a encontrar en la carrera. Después les hago trabajar con todas las herramientas de hoy, pero reconozco que tendría que aprender más.

Hay cosas que son esenciales, que no se aprenden con la computadora.

Sí claro. Por ejemplo, una de las materias que dictaba es "Metodología de la investigación periodística". La computadora, internet, Google y todo esto, son herramientas. También les enseño que hay que pasar por un cedazo lo que uno recoje de la computadora. Porque por ahí vamos a hablar de "la importancia económica del marfil de los elefantes". Y el pibe encuentra un artículo escrito por Dante Zavatarelli. ¿Y qué entiende Dante Zavatarelli del marfil y de la dimensión económica?... Eso pasa también. Entonces hay que tamizar muy bien, porque si uno lo toma así nomás, por ahí la fuente no era apta para el tema, ¿no?

Usted afirmó que "El periodismo tiene bastantes puntos de contactos con la docencia, es una prolongación de la actividad periodística".

¡Sí, totalmemte! Para mí si. Y yo creo que me inserté en la docencia, haciendo -desde mi punto de vista- una excelente carrera. Lo digo por mí, en el orden individual y personal. Hace quince años que soy docente, pero yo accedí a la docencia por mi nombre periodístico. Y no me fue tan mal, porque hoy estoy en un cargo que jamás me hubiera imaginado. Pude acceder a esta carrera, porque verdaremente mi manera de enfocar el periodismo, era enseñando. Si yo explicaba un partido, lo explicaba tratando de que el tipo que me escuchara, lo entendiera. No sé si lo hacía bien o mal, eso son "diez guita" aparte.

Una cosa es encarar un partido y decir: "Boca ganó bien porque hizo 4 goles y tuvo delanteros hábidos de gol..." y otra cosa es decir: "Boca ganó bien porque hizo 4 goles y tuvo delanteros hábidos de gol, pero eso se fundamentó en el trabajo de medio campo que tenía Boca, con capacidad de corte, inteligencia para el juego...", es distinto. Si escuchás las dos campanas, vas a aprender más con la segunda que con la primera.

Está haciendo docencia a través del periodismo.

Por eso creo que me ayudó mucho esto.

¿Qué opina acerca de los medios digitales?

Es una fuente más, de la que no se puede estar ausente. Esto lo digo a título personal, por eso quinta y sexta del lunes yo estoy haciendo un curso. ¿Qué querés? ¡79 pirulos tengo eh! Nunca hay que dejar de aprender.

Es una enseñanza de vida y un gran ejemplo también para los chicos.

Claro, claro que sí. Le dije a los pibes, cuando aparecí en la clase; "acá soy un compañero más de ustedes". Olvídense del rector, vengo a estudiar.

Y usted también aprende de ellos.

Totalmente, si. ¡Uy, lo que he aprendido como docente! Un ida y vuelta... los pibes te nutren, aprendés con ellos, claro que sí.

¿Se cambió el contrato de lectura con los medios digitales?

Este es un fenómeno del momento histórico. Cada vez se vive más apurado y cada vez las cosas se deben condensar más. Parece que cuando uno explica está sanateando o aburre. Pero no le pasa sólo al periodismo digital, pasa en todos los órdenes. Y es natural. Mirá, es muy común que te pregunten: "¿qué le gusta más, el fútbol de antes o el de ahora?" Hay dos fútbol... como hay dos tipos de periodismo. Y estos elementos tecnológicos... andá a saber dentro de 30 años lo que será esto, ¿no?

Ojalá se retomara esa tranquilidad de exposición, esa estética de antes. Hoy, tan apurados como estamos, son otros los valores que están vigentes. Si tenemos que hacer una figura, hacemos dos trazos. Y bueno es así, qué le vamos a hacer.

En cuanto al fútbol de ayer y de hoy. ¿Es verdad que los jugadores profesionales, después de "comer los ravioles" se iban a jugar el partido al estadio?

¡Sí! Y te digo más, ¡a la noche habían estado hasta las tres de la mañana en el cabarute! Claro que sí. Esta era una conversación que tenía siempre con mi papá. Yo soy de la época de Maradona. Mi viejo era de Moreno, de Méndez. Entonces él me decía: "a Maradona porque lo inflan. Moreno y Méndez eran mejores..." Y yo le decía a mi viejo, que era probable que fueran mejor que él o no, eso estaría por verse. Lo que sí te puedo decir -le decía a mi papá- que si Moreno y Méndez venían a jugar de la misma manera que jugaban en aquel momento, comiéndose los ravioles en casa... no se la dejaban tocar... esa es la verdad.

Hay que ver el contexto histórico, ¿no?

¡Claro! Y el motor dinámico que va cambiando en todas las esferas y en todos los tiempos, ¿no?

Tambíen cambió la experiencia de ir a la cancha. Antes iba toda la familia.

Sin duda. Era una fiesta. Y no tenías ningún presentimiento de que no ibas a volver.

Viajó por todo el mundo a cubrir grandes eventos deportivos.

Si. Estando en Radio Rivadavia fue cuando más viajé. Yo no conozco todo lo que quisiera conocer, pero estuve en muchos países. No sólo cubrí mundiales de fútbol, sino también de hockey. Como periodista tuve la suerte de transmitir Campeonatos Mundiales, Juegos Olímpicos, Juegos Panamericanos, que son mucho más lindos que un Mundial, que es lo máximo a lo que aspiramos como periodistas deportivos.

No le falta nada.

Como docente, tuve la suerte de hoy ser rector de una carrera. Me falta como escritor, tener el Premio Cervantes, pero no creo que me lo den! (risas).

¿Qué mensaje le daría a los jóvenes que hoy quieren estudiar periodismo?

Fundamentalmente, aplicarse a estudiar periodismo. Aprovechar lo que les enseñan. Pero para aplicarlo con criterio en cada momento que les toque. Porque no todos los momentos son iguales. Y a la mayoría de los chicos, que hacen periodismo porque tienen la pelota número 5 en la cabeza, yo les digo siempre: "no dejen de aprender otras disciplinas deportivas". ¿Por qué yo iba a Juegos Olímpicos, Panamericanos...? Porque conocía otros deportes. Para un campeonato mundial, había 20 como yo en la radio. Pero para hacer hockey, para boxeo, rugby, paleta, natación o atletismo no había. Entones ¿quén va? ¡Zavatarelli! Esto es lo que yo trato de transmitirle a los chicos, porque ellos creen que aprendiendo fútbol ya pueden ser periodistas. Y los chicos lo entienden. Y se los detallo, no como pensamiento nada más, sino con la experimentación. Yo he ido a un montón de Juegos Olímpicos, porque ahí vos no podés mandar un periodista de natación, un periodista de tenis, de hockey, de taekwondo... No podés. Entonces agarrás y mandás a uno o dos que conocen más disciplinas deportivas.

Un consejo muy práctico, desde la experiencia.

Aunque lo de yo, te digo que creo que sí.

El Instituto 20 de Junio de San Isidro es un Instituto Terciario. Usted es Rector de la Tecnicatura en Periodismo.

Acá te recibís de Técnico Superior en Periodismo. Tenés una amplitud mucho mayor que la de un Periodista Deportivo o Periodista en Espectáculos por ejemplo. Acá tenés deporte, radio, televisión, cine y economía política. Un montón de carreras, que te dan esa perspectiva de que vos sos Periodista. No estás encasillado en una sola disciplina. Salen de acá formados para un campo de acción mucho más amplio.

Para todos los interesados en inscribirse, ¿cómo pueden hacerlo?

La inscripción todavía está abierta. La razón de ser de nosotros está en que los alumnos estudien y se reciban. Aún quedan cupos así que si alguno quiere aprovechar, puede venir personalmente o llamar por teléfono, de 19 a 22.30hs.

Las clases ya empezaron, pero aquel que se integre en estos días, tendrá profesores que lo ayudarán a nivelarse con el resto de los alumnos.

¿Cuáles son los horarios de cursada?

Se cursa los lunes, martes, miércoles y jueves de 19 a 22.30hs.

Por último, lo que todos quieren saber. ¿Cuándo se decidió por usar el moñito?

La verdad, no sé. Pero cuando yo estaba en el secundario, del 51 al 55, ya usaba moñito. Pero en aquel momento -es cierto- era mucho más habitual. Había mucha gente que lo usaba, alternando con la corbata. Hasta que un buen día empecé a usar moñito. ¿Por qué? no me digas. ¿Cuándo? tampoco sé.

Se convirtió en una marca registrada.

Sí. Pero mirá vos. La gente cree que yo sigo usando moñito porque así es Zavatarelli. No... antes de ser Zavatarelli ¡ya usaba moñito!

Tecnicatura en Periodismo del Instituto 20 de Junio

Sitio Web: http://cci.edu.ar/instituto-20-de-junio/
Dirección: 3 de Febrero 375, B1642 San Isidro, Buenos Aires.
Teléfono: 011 4743-8764