San Valentín y el marketing del corazón

La celebración de San Valentín se convirtió en un fenómeno masivo en Argentina y en Latinoamérica.



Osos de peluche, bombones, cenas románticas o viajes diseñados para la ocasión exhiben el merchandising del corazón que cada 14 de febrero invita a la celebración de San Valentín.

El día de San Valentín -o Día de los enamorados- es una celebración de origen anglosajón y difundida masivamente por la cultura estadounidense. En Argentina, San Valentín se afianzó en nuestras pampas en los 90 y los argentinos lo celebran a su manera.

Las vidrieras se tiñen de rojo y los bares, restaurantes y pubs se convierten por un día en un sitio para dos. En las veredas, las calles y en la web las promociones dedicadas a San Valentín son innumerables y aunque los precios y la crisis aprieten, las parejas argentinas se dan el lujo de disfrutar su día en una fecha que invita a celebrar el amor.

Sin dudas, San Valentín se convirtió en un fenómeno masivo, en dónde el consumo vinculado a la celebración de esta fecha se incrementa notablemente en los rubros dedicados a la venta de productos y servicios para la pareja.

Las opciones son innumerables y diversas. Desde hoteles de lujo que ofrecen una estadía romántica y sofisticada, hasta desayunos cálidos y entrañables para comenzar el día. San Valentín ofrece propuestas de todo tipo y presupuestos.

A la luz de San Valentín

Cita obligada para todo caballero que se precie, es reservar una mesa para disfrutar una cena romántica junto a su pareja. Para el circuito gastronómico nacional la llegada del 14 de febrero es una buena noticia. Las ventas se incrementan y las reservas son realizadas con semanas de anticipación. San Telmo, Recoleta, Palermo, Las Cañitas y Puerto Madero son los barrios elegidos por las parejas a la hora de disfrutar de una cena de a dos en su día.

Caminar por la ciudad apenas cae el sol es encontrarse con un escenario de restaurantes, bares y pubs con mesas reservadas para parejas. Durante el 14 de febrero los locales gastronómicos se encuentran ocupados en un 70%. Los preparativos comienzan en la semana previa a San Valentín, cuando el 40% de las parejas efectivizan su reserva. Los principales protagonistas de la organización son los hombres, concentrando el 65% de las reservas fijadas para cenar junto a su novia o esposa.

Menús afrodisíacos, bandas en vivo, bailes de salón y las infaltables velas sobre la mesa, son el escenario que la mayoría de los restaurantes eligen como el marco para homenajear a los enamorados en su día.

Los restaurantes se preparan para un festejo que evoca al amor, pero además incrementa las ventas en un rubro que en los últimos años ha padecido las consecuencias de la crisis.

El amor no tiene precio

San Valentín es una fecha que inevitablemente se encuentra atravesada por el consumo y las costumbres globalizadas. Pero, a pesar del marketing del corazón y su abrumador merchandising, el 14 de febrero puede ser una oportunidad para celebrar el amor que se busca, se encuentra o se sueña, y el ejercicio de estos sentimientos no cuestan nada.