«Lo que de verdad importa», una película de Paco Arango 100 por ciento positiva y con fines benéficos

Su recaudación será destinada a ayudar a niños con cáncer.




Por Matías Russo

@matiasfederusso

 

Existen miles de formas de ser solidario con los más necesitados. Cada persona actúa de manera diferente pero todos tienen una finalidad en común. Pueden brindarles los materiales necesarios para subsistir, ayudarlos a conseguir un trabajo digno e incluirlo a la sociedad o, simplemente, hacerles compañía.

En este caso, Paco Arango (Maktub, El inquilino), director, guionista y productor de cine tuvo una gran idea sin precedentes: aprovechó su puesto como presidente en la Fundación Aladina que ayuda a los niños con cáncer y decidió producir una película cuya recaudación será destinada para que estos chicos sean enviados a la red de campamentos SeriousFun Children, con el fin de que disfruten de la niñez. ¿Lo mas increíble? El filme está financiado 100% con dinero de su bolsillo y donará la totalidad de lo recaudado.

Lo que de verdad importa es el título elegido por Arango para esta ocasión. Es la segunda película que dirige en su carrera pero la primera con fines totalmente benéficos. Esta comedia de familia, mezcla drama y realismo y provoca en cada espectador una buena dosis de esperanza que hará soñar despierto a más de uno. Rodada en Canadá, el filme cuenta con un importante reparto conformado por Oliver Jackson-Cohen (Salvando las distancias, Dime con cuántos), Camilla Luddington (Anatomía de Grey), Jorge García (El gurú de las bodas) y Jonathan Pryce (Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra) entre otros.

Esta obra narra la historia de un ingeniero mecánico inglés llamado Alec, cuya existencia se le está haciendo cuesta arriba debido a que su tienda de reparación de aparatos electrónicos está a punto de quebrar. Como si fuera mágico, un familiar que nunca supo que tenía se hizo presente en su vida con una oportunidad clave para él: se ofreció a solucionarle sus problemas a cambio de que se traslade a Nueva Escocia (Canadá). Una vez allí y en la búsqueda de trabajo en la localidad donde vive descubre, casi sin creérselo, que tiene el don de curar a las personas. Es por eso que a su alrededor comenzarán a suceder las cosas mas incomprensibles, y será guiado por un camino donde convertirá la esperanza en realidad.

Cabe destacar el homenaje de Arango a Paul Newman, reconocido director y productor estadounidense que supo tener un corazón solidario, donde expresa: “Creo que hay gente con el don de curar, pero no necesariamente la salud, sino el alma”.