El Día del Padre, una celebración del corazón

La elección de esta fecha se vincula con la historia de Sonora Smart, una mujer que quiso rendir un homenaje a su papá.



La definición de paternidad no encuentra un solo concepto que la identifique, sino más bien su sentido y trascendencia dependen del significado y la experiencia que seres humanos le otorgan al vinculo paternal.

Hay papás del corazón que a conciencia y con el mayor amor que el ser humano haya conocido eligen unirse a sus hijos en un vínculo infinito.

Hay papás que jamás conocerán la soledad, porque cuando por distintas circunstancias criaron solos a sus hijos, ellos los reconocieron y los abrazaron en un amor que todavía es imposible definir con palabras.

Quizá la definición pueda encontrarse cuando ya no hay palabras y el silencio se llena de acontecimientos. Es una experiencia única ver el intercambio de sonrisas, lagrimas, miradas, gestos y abrazos entre padres e hijos que se parecen y se identifican en un diálogo sin discurso, sólo en la unión del afecto infinito.

Hoy en la Argentina se celebra el Día del Padre y a pesar de su fama de “fecha comercial”, de cada persona de depende darle un nuevo sentido y significado a las celebraciones que marca el calendario.

Por ello, hoy es un día en el cuál se celebra uno de los vínculos más importantes y trascendentes en la vida de todo ser humano. Conmemorarlo con los hijos, los padres o con quienes por elección han elegido como un ser que nos ha guiado, aconsejado, cuidado y abrazado en nuestros sueños y esperanzas, es la misión.

La historia que dio origen a un día muy especial

En el país, el Día del Padre se festeja cada tercer domingo de junio. La elección de esta fecha se vincula con la historia de Sonora Smart, una mujer estadounidense que quiso rendir un homenaje a su papá.

El Sr. Smart era un veterano de la guerra civil americana y padre 6 hijos. Su esposa murió en el parto de su sexto niño y a partir de entonces fue el papá de la familia quien cuidó, protegió y educó a sus hijos.

Sonora jamás olvidó la lucha y el esfuerzo inconmensurable de su padre por estar presente a cada momento y ser un papá y una mamá para ellos.

En 1909, mientras Sonora asistía a una misa con motivo del día de la madre -que apenas tenía dos años celebrándose- se le ocurrió hacer otra misa para homenajear a su padre. Su hija tuvo un sueño, que la memoria de su padre quedara inmortalizada para siempre y que todos los seres humanos del mundo reivindicaran la figura de un hombre cuyo lema en la vida fue honrar la paternidad.

Y cuando las causas son justas, suele suceder que tarde o temprano suceden... y los sueños se cumplen. En 1966, el presidente de los Estados Unidos, Lyndon B. Johnson declaró el tercer domingo de junio el Día Nacional del Padre.

América Latina se unió a la conmemoración de esta fecha en el mismo día que en los Estados Unidos, pero aunque hoy en la Argentina también se celebra cada tercer domingo de junio, no siempre fue así.

En el país, el primer festejo del Día del Padre se fijó el 24 de agosto de 1958, en honor a José de San Martín, considerado el "Padre de la Patria". Luego, en la década del 60, se modificó el día en el calendario y se resolvió dejar por sentado que las celebraciones se realicen en el mes de junio.

Reivindicar el amor más pleno e infinito es la meta en el día de hoy.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram

Vida Positiva