Carpoolear, la aplicación que transforma los viajes en ruta

La plataforma reúne pasajeros y conductores para reducir gastos, tiempos, y hacer los recorridos más amenos.


Valentín, disfrutando el viaje con una pareja de jubilados que vive en Mar del Plata.


Por Barbi Alloati
@barbialloati
:: Argentina ::

Martín viaja regularmente por trabajo desde Buenos Aires a Rosario. Realiza cerca de 300 kilómetros para poder cumplir con las obligaciones que su oficio le demanda. Muchas veces la rutina del viaje en soledad lo cansa, pero sabe que esa no es excusa para dejar de cumplir con sus tareas. Debe seguir haciéndolo, y debe seguir cubriendo por su cuenta los gastos de esa travesía.

Hace un año, una amiga le recomendó descargarse una aplicación. Ese fue el comienzo del fin de aquellos largos viajes solitarios y, sin siquiera saberlo, la bienvenida a muchas nuevas historias interesantes y kilómetros recorridos intercambiando con personas desconocidas.

La aplicación era Carpoolear, una herramienta que da vida a la filosofía del carpooling, práctica popular en Europa y Estados Unidos que consiste en compartir un viaje en auto entre varias personas para reducir gastos, el impacto ambiental y hacer los recorridos mucho más amenos.

Desde el portal de la plataforma prometen que, si nos habituamos a esta costumbre, contribuiremos a disminuir las emisiones de gases, el consumo de combustible, las congestiones de tránsito así como los accidentes y la contaminación ambiental y sonora.

La aplicación difiere entre conductor y pasajero, según el tipo de usuario que se sume. El conductor puede publicar el recorrido que va a realizar, y esperar que las personas interesadas lo contacten para compartir los kilómetros.

Para los pasajeros, la herramienta ofrece una gran posibilidad para encontrar un traslado alternativo a los micros de larga distancia o aviones. Simplemente buscando asientos disponibles en los viajes, la persona podrá sumarse y compartir los gastos en un recorrido mucho más agradable.

Para Martín, que ya tiene 71 viajes hechos como conductor usando esta aplicación, “es un camino de ida”. Sus recorridos pasaron a ser una fuente de historias impensadas y encuentros con personas de lo más interesantes.

“Al principio Carpoolear cubría necesidades económicas; después aprendí cosas, experiencias de vida, hablé con gente que no hubiese conocido de otro modo. En tres horas se conversan los temas más variados, los viajes son 100% más agradables y el intercambio de ideas es fantástico”, asegura el conductor.

Desde una astróloga que le describía los ascendentes de las celebridades, pasando por una chica que estuvo en Francia haciendo un posgrado en horticultura indoor, hasta una abogada penalista que debatía sobre la posibilidad de reinserción de los delincuentes. Compartir un viaje en ruta con desconocidos puede hacer surgir los temas más interesantes.

Para un estudiante con presupuesto limitado pero insaciables ganas de conocer, Carpoolear es una gran alternativa. Tal es el caso de Tomás, un ingeniero que conoció la aplicación en un intercambio en Alemania. Para él, la herramienta se convirtió en su primer fuente de consulta: “Ofrece viajes baratos a tu destino el día que lo necesitás, es más rápido que el colectivo y el viaje es más ameno, se conocen distintos puntos de vista y se aprende”, aseguró el pasajero.

Tomás afirma que con la herramienta jamás tuvo “una mala historia, siempre salió todo dentro de lo planeado, algo que con el colectivo no suele suceder”. Al igual que Martín, el ingeniero descubrió anécdotas únicas detrás de las personas que le ofrecieron la comodidad de su auto.

“Uno de mis mejores viajes fue con una persona que trabajaba en la industria del cine. Nos contó datos curiosos sobre el cine nacional, incluso nos mostró dónde se filmó una de las historias de Relatos Salvajes (un parador en la autopista Rosario-Bueno Aires)”, detalló Tomás.

Para Valentín, que una vez al mes debe viajar hacia Mar del Plata, Carpoolear significó toda una aventura: “Me acompañó una pareja de jubilados, así que fue una experiencia muy agradable, fuimos tomando mate, charlando, interiorizándonos de nuestras vidas, el viaje se hizo muy ameno”.

El conductor sostiene que la idea de esta herramienta no es lucrar, sino un “ganar-ganar”, en el que los gastos se reducen y en donde los pasajeros también viajan más cómodos, llegan a destino más rápido y de manera más económica.

En la aplicación, el precio del viaje lo suele asignar el conductor, pero Valentín aclara que muchas veces ese precio suele acordarse entre ambas partes. Por lo general, lo que se gasta compartiendo un recorrido con Carpoolear puede ser hasta un 75% del valor de un pasaje de colectivo.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram