Alejandro Turek: «Todos los países se pueden beneficiar si se trabaja eficazmente contra la epidemia del tabaquismo»

Mes sin humo. El tabaco como amenaza para el desarrollo.




Por Mariela Blanco

@marielablanco26

 

Como cada mayo, nos proponemos poner el énfasis en promover el cese tabáquico para los fumadores y este año, en particular, la OMS se refiere al cigarrillo como una amenaza para el desarrollo de las naciones. El Dr. Alejandro Turek –especialista en Oncología- reivindicó el trabajo de Angel Roffo en materia de carcinogénesis relacionada al tabaquismo y dijo que “el cigarrillo matará a 8 millones de personas por año hacia 2030 si no se toman medidas severas de control de este hábito dañino”.

El dato surge de la OMS, que sostiene que el cigarrillo mata alrededor de 6 millones de personas en el mundo cada año. “El cigarrillo es un asesino serial que no diferencia sexo, raza, cultura, nivel de educación, credo, y ataca a todos por igual”, disparó el oncólogo, y añadió: “Matará a más de 8 millones de personas por año hacia 2030 si no se toman medidas severas de control de este hábito dañino”.

Turek reivindicó al Dr. Angel Roffo, fundador del instituto de oncología que lleva su nombre, que a fines de la década del 20 relacionó en una investigación de laboratorio la carcinogénesis con el hábito de fumar. “Roffo habló del camino del humo y del cigarrillo como una sustancia capaz de provocar cáncer y descubrió que el peor químico tóxico no es la nicotina sino el residuo que queda en el filtro del cigarrillo después de fumar”, resaltó Turek.

Turek: “Cada año la OMS llama nuestra atención sobre el tabaquismo. Quiere transmitir y alertar a la población mundial los riesgos del hábito de fumar, y la necesidad de medidas más eficaces para que el consumo de cigarrillos sea reducido, drásticamente. En 2017 el foco de la campaña es: El tabaco, una amenaza para el desarrollo”.

Según Turek: “Todos los países se pueden beneficiar si se trabaja eficazmente contra la epidemia del tabaquismo. El consumo de cigarrillos no sólo es dañino para la salud; tiene impacto negativo económico en las economías nacionales”.

“Algunos de los objetivos en la Agenda para el Desarrollo Sostenible, de aquí a 2030, a través de la lucha anti-tabáquica, son reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles en todo el mundo, incluidas las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, tres de las causadas por el hábito de fumar”, continuó.

“Si queremos reducir el consumo de tabaco, debemos ayudar a los fumadores para la cesación tabáquica; indirectamente ayudamos así a sus familias, amigos, compañeros de trabajo que fuman pasivamente con ellos. El dinero que se ahorraría el mundo con el cese tabáquico puede re dirigirse a prevención en salud, alimentación, y educación”, concluyó.

 Síguenos en Facebook
 Síguenos en Twitter
 Síguenos en Instagram